26 de marzo de 2008

La jornada de Pavía

Lo prometido. Aquí va el resumen de la jornada de Pavía, en la que se vieron envueltos los ejércitos imperiales de Carlos V y franceses de Francisco I. A mi me tocó el dudoso honor de lidiar como el Rey Francisco I, quien cayó prisionero en la batalla real. Vamos, me tocaba bailar con la más fea, siendo grande la responsabilidad.
El punto de partida de la batalla fue el histórico, teniendo a los imperiales de Del Vasto y Frundberg entrando por la brecha de la muralla del parque, y a Leyva en el interior de Pavía, asediado por las tropas de Montmorency y D'Alençón, mientras que los suizos de Flourance y el grueso del ejército de Francisco I de Francia hacían frente a los imperiales que llegaban.
La lucha no se hizo esperar. Los exploradores enviados por Francisco I al bosque para localizar a las tropas imperiales fueron inmediatamente liquidados por la vanguardia imperial, mientras que las caballerías imperiales enviadas al flanco donde se encontraba Flourance pronto se vieron envueltas en feroces combates con la caballería ligera de los franceses. Como regla de escenario, se había limitado la actuación del grueso de los franceses a cargo de Francisco I, que no podía comenzar a mover hasta el quinto turno, pero gracias al sacrificio de los stradiotes de la caballería ligera, pronto pude comenzar a disparar los cañones, que no se encontraban sujetos a esta norma. Del mismo modo, y ya en el segundo turno, envié mensajeros a las tropas de Montmorency para que abandonaran el sitio a la ciudad y acudieran prestos a combatir y apoyar el flanco de los suizos de Flourance, el más susceptible de verse sobrepasado, ya que un fuerte contingente de caballería e infantería a cargo de Frundsberg se dirigía hacia él.
Por otro lado, a nadie escapaba la importancia del castillo de Mirabello, que para nosotros, como franceses, tenía doble importancia:
En primer lugar, estaba en el centro del campo de batalla y, evidentemente era un vínculo entre los dos flancos del ejército, además de ser un importante reducto que frenaría el avance imperial.
En segundo lugar, habíamos ocultado el bagaje detrás del castillo, fuera de la vista y el conocimiento de las tropas imperiales, quienes pensaron que se encontraría en el punto más evidente, el campamento del Rey.
Con todo ello, era de imperiosa necesidad ocuparlo y defenderlo a toda costa. A ello se dispusieron las tropas de Flourance, quienes pronto introdujeron una batería en su interior y una unidad de piqueros suizos para llevar a cabo su defensa, confiando en la pronta llegada de las tropas de Montmorency, desde Pavía, y del Rey desde la izquierda del castillo. Pronto, ese punto del campo de batalla también se trasformó en un duro enfrentamiento, ya que las tropas del Rey francés llegaron a tiempo de apoyar a los suizos frente a las acometidas imperiales y relevarlos como guarnición del castillo.
Mientras tanto, desde el lado de Francisco I, un fuerte contingente de lansquenetes se dirigía al campamento francés en busca del rey y sus tropas. Como el verdadero problema lo teníamos en el lado de los suizos, envié rápidamente toda la caballería pesada, la Gendarmerie, hacia ese flanco, mientras que dejé a la Banda Negra (lansquenetes renegados) y la caballería ligera para ocuparse de la infantería que avanzaba a grandes pasos. Pronto aquello se transformaría en otro importante foco de feroces combates...
La acción nos trasladaba ahora a la zona de Pavía, donde las tropas de Montmorency abandonaban el cerco de la ciudad para hacer una marcha rápida a través del camino que atravesaba las marismas, con el fin de llegar en apoyo de los suizos en nuestro flanco derecho. Prestamente, las tropas formaron columnas de marcha y comenzaron a enfilar hacia la zona de conflicto. La respuesta no se hizo esperar y Leyva, gallardamente, hizo una salida para neutralizar la marcha de estas tropas en apoyo de Flourance. Allí, las tropas de Montmorency dejaron una unidad rezagada para frenar a Leyva, mientras que el resto continuaba con su marcha. Por otro lado, D'Alençón abandonaba sus trincheras y acudía en ayuda de la infantería de Montmorency, intentando atacar de flanco a las tropas de Leyva, que se batían con fiera bravura. Otro nuevo foco de combates.
Con todo ello, el desgaste en ambos ejércitos comenzaba a ser considerable, ya que si bien los imperiales obtenían la victoria en el campamento francés, aniquilando a la Banda Negra tras duros combates, los franceses comenzabamos a vislumbrar la victoria en el centro y flanco derecho, ante la desbandada de los lansquenetes de Frundsberg, quienes no pudieron soportar la presión y comenzaban a retirarse hacia el bosque frente al castillo de Mirabello. La caballería pesada francesa y la caballería española mantenían un rifirrafe en el flanco derecho, en el cual los franceses manteníamos una fuerte presión que amenazaba con disgregar a las tropas imperiales.
La pugna en el área de Pavía se mantenía igualmente feroz, sin decantarse por uno u otro. Cargas y contracargas se sucedían, mientras todos éramos conscientes que la ruptura del equilibrio en uno u otro foco sería el fin para uno de los dos ejércitos. ¡A ese nivel de igualdad se estaba llegando!¡Impresionante!.
La emoción llegaba a puntos álgidos, donde el conseguir una iniciativa podía significar el alcanzar la victoria, que finalmente cayó en manos imperiales, quienes consiguieron, tras agónicos turnos de no obtener ninguna, alcanzar la ansiada iniciativa que les permitió obtener la supremacía en el flanco izquierdo francés. Las tropas imperiales que operaban en ese flanco bordearon y amenazaron con sitiar el castillo de Mirabello y se hicieron finalmente con el bagaje, decantando la balanza a su favor. A los franceses no nos quedó más que aceptar la victoria imperial, orgullosos de haber vendido cara la piel.
Una de las mejores batallas que he jugado hasta el momento. Todos luchamos, creo, con bravura y tesón, siendo una de las batallas en las que más me he emocionado recreándola. El listón se ha puesto muy alto.
Veremos la siguiente, que creo que toca de la campaña, y sobre ésta no quiero pronunciarme hasta que tengamos algo más definido.
Hasta la próxima...

17 de marzo de 2008

Pavía 1525. Impresión de la batalla


Hacía ya un tiempo que no escribía nada de batallas y no es que no hayamos jugado, que si lo hemos hecho. La cuestión es que lo que hemos venido jugando hasta ahora, y tras la batalla de Arsuf, ha sido referente a la campaña que traemos entre manos de la Guerra de los Siete Años. Dicha campaña se encuentra ahora mismo en un momento álgido y peliagudo, y creo que mis compañeros estarán de acuerdo conmigo en que es mejor guardar silencio, contener la respiración y no decir nada hasta que acabemos con ella...

Sin embargo, el pasado domingo 16 de marzo, y para darnos un respiro de la tensión de la campaña, nos juntamos para hacer una batalla del Renacimiento: Pavía 1525.

Sólo puedo decir dos cosas, para empezar, acerca del resultado de la batalla, y si estoy equivocado que me corrijan los implicados:
1· !Bravo por el diseñador del escenario¡.Enhorabuena, Frank, por el escenario tan apasionante que nos ofreciste. Una batalla realmente difícil que, sin embargo, supiste llevar estupendamente para mantener en todo momento la tensión en los tres frentes que preparaste. Muy bien orquestadas todas las incidencias y azares de la batalla. Creo que fue todo muy equitativo. Para ambos bandos tenías sorpresas y desventajas. Lo pasamos realmente bien, y creo que es un muy buen elogio éste para aquel que dedica su esfuerzo a preparar una batalla y hace de árbitro.
2· ¡Bravo por los combatientes! Creo que fue buena batalla, con movimientos de tropas correctos por los dos lados, con acción en todos los frentes, donde no hubo lugar para aburrirse. En los tres frentes que se desplegaron hubo combate valiente, con serias posibilidades por ambos bandos. Pienso que todos nos batimos bravamente, dejándonos el pellejo en todos los combates, que se extendieron en todas partes: En torno al castillo de Mirabello, entre los suizos y las tropas imperiales de Frundsberg, entre los imperiales y la Banda Negra, los lansquenetes renegados , o entre las tropas de Leyva que hicieron una audaz salida desde Pavía y los Franceses de Montmorency que ponía sitio a la ciudad. En fin, creo que estuvimos a la altura desde todos los frentes y eso me satisface enormemente.
Jose me comentaba a la vuelta a casa que, de todas las batallas que hemos jugado últimamente, ésta ha sido de lo mejor, junto a la de Montjuic, y que de hacer un ranking de las 5 mejores batallas del año, ésta tendría muchos boletos para colarse entre esos primeros puestos.
Bueno, lo próximo que postearé será el informe de batalla y algunas fotos. Aunque perdí (nuevamente, sig!) aún me dura el buen gusto. Disfruté de verdad. ¡Buen combate, si Señor!

11 de marzo de 2008

¡¡Dios bendiga a Internet!!

¡Qué tiempos aquellos en los que hacer modelismo o jugar a wargames en provincias era en extremo complicado! El acceso a catálogos era realmente difícil y, afortunados éramos si teníamos una tienda cerca. En el Alicante de mi juventud contábamos con Model Tren una tienda épica dentro del modelismo del momento, donde encontrabas las últimas novedades de las marcas más conocidas, como Italeri o Tamiya, o las pinturas que te hicieran falta. Allí podías consultar y pedir por catálogo, ¡toda una aventura!. Yo crecí yendo los sábados por la mañana a esta tienda con mi padre, que me compró mi primera maqueta allí, un Phantom F4 que montamos y pintamos a medias.
Hoy esta tienda ya no existe y hoy por hoy tampoco monto aviones, sino que me he decantado por la miniatura militar. Vaya, que pinto soldados principalmente, de escalas diversas y para wargames. Y es aquí donde entra en juego internet. Si en aquellos heróicos tiempos hubiésemos tenido acceso a la información que hay actualmente disponible en la red ... vaya pasada.

Junto a la revolución de la red de redes habría que añadir las posibilidades del transporte y las formas de pago. Hoy puedes pedir un producto a Madrid, Barcelona o Bilbao, por ejemplo, y tenerlo en tu casa al día siguiente. Tiene un coste, por supuesto, pero tal y como está el servicio de correos actualmente, compensa pagar la diferencia por tenerlo tan prontamente en casa.

La verdad es que han supuesto estos factores toda una verdadera ayuda imprescindible al modelista y wargamer . Y lo digo por que estaba consultando un catálogo de Italeri y he encontrado un modelo que recuerdo de hace muchos años de haberlo hojeado en las hojas del catálogo del ochentaitantos y no he podido resistir la tentación de soltar la parrafada.

Un saludo

10 de marzo de 2008

Visita a L'Iber

Este pasado fin de semana estuve en Valencia y por fin tuve la oportunidad de visitar el Museo de Miniaturas de L'Iber, en la c/. Caballeros.
La verdad es que la visita, aparte de necesaria para todo aficionado a la miniatura histórica de la zona, no deja indiferente. Es asombroso ver el número ingente de miniaturas representadas en las diversas viñetas que nos ofrecen. Las paradas militares están bien, no son lo mío, pero están bien. Me gustó ver tanta miniatura en formación a caballo. Espectacular.
La calidad del pintado es de tipo "Toy Soldier", con colores planos y escaso contraste, sin embargo, el resultado es excepcional, ya que el conjunto resultante es impresionante. Yo me acabaría desesperando si tuviera que pintar todas las miniaturas que componen cada viñeta según las técnicas habituales que empleo para miniaturas de más de 20mm.
Otras salas están dedicadas a escenas del mundo asirio y egipcio, muy chulas, la verdad, y muy imaginativas en algunos casos, ya que con materiales poco elaborados y unas cuantas miniaturas, elaboran unas viñetas de lo más resultón. Me gustaron mucho las dos salas. Incluso volví a reencontrarme con miniaturas de PHOENIX, una curiosa marca que recuerdo de mi juventud, de algún número de la revista TodoModelismo que coleccionaba mi padre, que me llamaban mucho la atención por lo natural de sus poses para los modelos de chicas. En fin dos salas para disfrutar de las viñetas, de lo más variado.
Por otro lado, y dentro de las escenas de antigüedad, hay una representación de la batalla del Trebia, que si bien resulta impactante para el visitante por las figuras de elefantes heridos y el río en medio, peca de ser históricamente poco fiel, ya que los romanos son los clásicos "romanos de Asterix", con escudo cuadrado, lorica segmentata y casco ático con plumero. Una pena que no estuviese mejor documentada. Es la única nota que me dejó un poco despagado.
Pero lo mejor estaba por venir. En una sala habían representado la batalla de Almansa con todo detalle y con miniaturas de 25 mm. Aún estoy alucinando. Espectacular, fastuoso. Una maravilla. Disfruté viendo las posiciones de cada lado, los cuadros de infantería, la artillería ...
Sólo por ver este espectáculo de figuras y campo de batalla, merece la pena de hacer la excursion.
En definitiva, un gran museo de miniaturas que espero volver a visitar pronto, porque me he quedado prendado de su encanto. A ver si se mueven y realizan actividades y ya sería la leche. Un saludo y ánimo.

6 de marzo de 2008

Luto en el rol

Vaya, ha muerto Gary Gigax. Una pérdida significativa para todos los que están o hemos estado en estos mundillos del dado y la fantasía. La verdad es que entre esta muerte y la del gran ilustrador Angus Mc Bride a finales de 2007 estoy bastante apenado. Como mi amigo, mis hermanos y yo crecimos con la presencia del Dungeons & Dragons de Gary Gigax, así como de la visión de Angus Mc Bride de El Señor de los Anillos, con cuyas ilustraciones me ilusionaba y, en su visión histórica, hoy en día sigo maravillándome. Para mi, Gigax me hizo ver que era posible, con unos pocos dados y algo de imaginación, embarcarte en las más asombrosas aventuras; Mc Bride les dio imágen a aquellas magníficas aventuras (mis personajes, siempre humanos, buscaban un reflejo de sus ilustraciones).
En fin, un recuerdo para ambos dos creadores desde una época el la que el reinado de la pleisteishon y otros juguetillos electrónicos han nublado un poco la imaginación y la inventiva.

5 de marzo de 2008

En homenaje a un creador de juegos

Acabo de leer que se ha muerto Gary Gigax.

¿Y ese quien es? se preguntará más de uno.

Pues fue uno de los creadores del juego "Dungeons and Dragons" junto con Dave Arneson. Y no es por nada, pero yo he jugado unas cuantas partidas en mi adolescencia y me lo pasé pipa. De hecho, gracias a aquella experiencia he podido diseñar campañas y escenarios de batallas que hemos jugado en nuestro club de recreación histórica.

Así que, al menos quería rendir este pequeño homenaje para alguien que nos enseñó un modo distinto de usar nuestra imaginación con unos dados, una hoja y unas figuritas de plomo.

Que tu espíritu descanse en paz te desea Araldon, el bardo guerrero.