28 de septiembre de 2008

Poner un Estandarte en Valencia




Tal y como comentaba en la entrada anterior, el pasado domingo Manolo, Fran, Phil y un servidor cogimos carretera y manta y nos plantamos en Valencia.


La recreación de la batalla de Bailén ha despertado un gran interés e incluso hemos merecido una mención en el informativo de Canal Nou y una foto en el Diario Metro.

Tanto los miembros del club Falcata de Villar como los responsables del Museo Histórico Militar se portaron maravillosamente bien con nosotros. La batalla se desarrolló muy bien, repitiéndose el resultado histórico de la victoria española sobre las aguilas francesas. Aunque también hay que indicar que al ser una partida de exhibición con tiempo limitado no hubo mucho tiempo para elaborar complicados planes estratégicos.


El tablero fue dispuesto en una la sala1 dedicada al armamento pesado. Es aquella cercana a la entrada del museo en la que se encuentra un T-26 de la Guerra Civil Española. La verdad es que se me ocurren pocos sitios comparables para celebrar un evento de recreación histórica. Hubo un montón de gente y muchos de ellos preguntaron con interés por los entresijos de nuestro reglamento y la recreación.


Esperamos repetirlo, quizás con alguna otra batalla, pues las conmemoraciones de la defensa de Levante durante la Guerra de la Independencia están a la vuelta de la esquina.

25 de septiembre de 2008

Nos vamos a Valencia

El próximo domingo 28 de septiembre hemos sido invitados por la Asociación de Mocelismo Histórico "Falcata de Villar" a participar en una partida demostración de la batalla de Bailén que se celebrará en el Museo Histórico Militar de Valencia.






Ni que decir tiene que nos ha hecho mucha ilusión y que practicamente todos los miembros del club estaremos allí. Algunos no conocemos dicho museo y es una ocasión fantástica para hacerlo. La recreación será realizada usando figuras 1:72 de la asociación "Falcata de Villar". Ellos también se han encargado de disponer el campo de Batalla.


Allí nos vemos

24 de septiembre de 2008

Legionario Romano Altoimperial

Por fin he conseguido rematar el legionario que tenía entre manos. He arrancado un poco de tiempo para acabarlo, ya que me faltaban unos detalles, como el escudo y el pilum o la propia base.

Como mencioné en otra entrada, no soy asíduo a esta escala, ya que pinto más bien en escalas pequeñas. Sin embargo, hacía tiempo que iba detrás de hacer una incursión en este tamaño, para desintoxicar un poco de chiquitines. Con anterioridad había pintado alguna cosilla, pero creo que he evolucionado desde entonces. Bueno, aquí está el resultado:







La verdad es que disfruté empleando técnicas nuevas para mi, ya que en pequeñas escalas, aunque parezca que no, es mucho más fácil pintar, ya que el resultado del conjunto es diferente. Además, el 15 mm. tiene para mi una funcionalidad práctica. Yo pinto para emplear las miniaturas en simulaciones. Sin embargo, ésto es otra cosa, otro concepto...

A pesar de mis carencias, creo que no ha quedado del todo mal. No era en exceso difícil, pero para volverse a coger, no está mal. Creo que aún pintaré alguna más, que me da envidia sana Juan, mi colega de miniaturas de MiniMundo (¿Aún no habeis visitado su blog?. Pues preparad un pañuelito pá las babas y entrad).

Bueno. La miniatura es en 54 mm de El Viejo Dragón. Muy bien detallada, con gran expresividad y movimiento, reflejado en el instante en el que el legionario se dispone a arrojar la jabalina o pilum, antes del crudo cuerpo a cuerpo. El equipo es muy bueno, el clásico del legionario icónico, muy bien documentado y realista. Así encontramos el casco de tipo gálico, clásico de la etapa altoimperial, de época de Claudio en adelante (mitad del siglo I d.C.), o la lorica segmentata, coraza laminada que hace su aparición en estos momentos, si no me equivoco. El resto de equipamiento incluye el Gladius (espada corta), que parece del tipo Mainz (Hmmm. un poquillo desfasado para la época, pero vale. Yo tengo uno de ese tipo y es una pasada!!), o el puñal o Pugio y los pteruges, la protección del bajo vientre en forma de tiras de cuero con metal engarzado.



El esquema de pintura es el típico, con la túnica en rojo, sin sorpresas. He empleado acrílicos para toda la miniatura, aunque según he leído, también es habitual trabajar con óleos, cosa que debo probar, ya que así los fundidos serán la leche...

El escudo ha sido un currillo,pero creo que finalmente se ha quedado bastante decente.

En fin. Veremos la próxima que tal. Por lo pronto he vuelto al 15 mm, y estoy ya enfrascado en los austríacos napoleónicos, a ver si puedo completar pronto una división de infantería... ¡¡Mein Gott!! ¡¡Cuanta faena y cuán poco tiempo!!

18 de septiembre de 2008

Más sobre las jornadas de Alcoy 2008

Aunque el tema de las jornadas de Alcoy ya ha sido tratado en el blog, lo vuelvo a traer porque la cosa está teniendo repercusión.

En el artículo dedicado a dichas jornadas por la revista Wargames, Soldados y Estrategia el club ha sido citado de manera elogiosa y encima salimos en dos de las tres fotografías. Lo cual evidentemente nos ha llenado de alegría.



Reproduzco a continuación el artículo en cuestión (*)



Para verlo más grande basta con clikear en la imagen

Aquí dejo algunos links a imágenes del evento que aparecen en otras páginas web:

Panorama general

Ingleses




(*) Se ha solicitado por dos veces el permiso de reproducción de dicho artículo y no hemos recibido contestación. Así que siguiendo el viejo dicho de "Quien calla, otorga" lo he reproducido. De todas formas, si alguien de dicha revista considera que hay un problema, enviar un correo a nuestro club o escribirlo en comentarios, e inmediatamente procederemos a su retirada.

12 de septiembre de 2008

Reflexiones de una década

A veces llego a odiar este hobby.


Uno de esos momentos es cuando te toca modificar el reglamento. Es una de las cosas malas que tiene el jugar con un reglamento propio y no uno "oficial" como DBM o FOG. Con estos últimos, hay algo que no te gusta y te j... a ratos como Pilatos, pero al final tragas porque no vas a escribir a Gran Bretaña a decirles a los de Osprey - Hey guys! You have made a mistake with the velites during the republican period - ya que seguramente no te haran ni puñetero caso.


Con un reglamento propio en cambio parece que tienes más libertad de cambiar las cosas si hay algo que no te gusta. Pero claro, no eres el único que piensa eso. Y ahí está el problema. Lo que a uno le parece más "realista" a otro le parece una autentica "pijotada". Con lo cual en lugar de jugar la batalla, se puede llegar a montar un San Quintín por un "quitame allá esos factores".


El caso es que ya hace 10 años que pertenezco al Club Estandarte, y como suele pasar, uno echa la vista hacia atrás para ver que ha pasado en ese tiempo. Todavía recuerdo cuando Manolo me paso el primer borrador del Reglamento Estandarte escrito de su puño y letra. Era un compendio de reglas que más o menos había pulido junto con Fran y Juan. Yo me puse a pasar aquellas páginas a limpio y también de paso a poner mi granito de arena.


Después de casi un mes de trabajo, el primer archivo en formato Word del reglamento veía la luz. Y casi inmediatamente comenzamos a modificarlo... Había cosas que no funcionaban como por ejemplo los factores de combate del Renacimiento, o el que los cañones se convertían en auténticos tanques que avanzaban y disparaban al mismo tiempo. Para colmo, a menos de un año de mi incorporación sobrevino la conocida como "La crisis de Eylau" que casi acaba con el club.


Afortunadamente se cumplió el dicho de que lo que no acaba contigo, te hace más fuerte. El club quedó reducido a una mínima expresión, pero poco a poco se fue recuperando, se hizo borrón y cuenta nueva, se puso en marcha la página web, y ¡como no! se siguió modificando el reglamento.


Y así, entre modificaciones y modificaciones del reglamento, el club comenzó a ser conocido más allá de la ciudad de Alicante gracias al papel de relaciones públicas que realizaron fundamentalmente Manolo y Fran. Llegaron las jornadas de Castalla, los flirteos con el DBM, los torneos en Alcoy y comenzó a entrar sangre nueva como Pedro, el dueño de este blog. Y por supuesto siguieron las malditas modificaciones del reglamento. Y como no tenía bastante encima nos metimos a hacer un reglamento de combate ambientado en la Segunda Guerra Mundial.


El año pasado decidimos que ibamos a hacer un repaso general e intentar acabar de una santa vez de ajustar el reglamento. Iba a ser la "madre de todas las modificaciones". Me pase una gran parte de aquel verano revisándolo y elaborando un índice alfabético. Hace un año publicamos las modificaciones y no pasó ni una semana cuando nos dimos cuenta de que ¡había que volver a modificar el reglamento!


Ahora ya no me extraña que un año despues de la "madre de todas las modificaciones" volvamos a publicar una nueva lista de modificaciones. Si uno lo piensa, es lógico. El reglamento está siendo jugado por más gente además de la de nuestro club. Y eso quiere decir que otros ojos ponen a examen nuestro esfuerzo, y por supuesto nos mandan sugerencias o preguntas y como no somos unos hijos de la Gran Bretaña pues solemos prestarles la atención que merecen, y eso significa y significará nuevas modificaciones.


Por eso, a veces llego a odiar a este hobby.


Pero el 99% de las veces lo adoro.


Gracias a todos por estos 10 años.
Actualización: Nos acabamos de dar cuenta de que las modificaciones sobre evasión y desorden no estaban actualizadas. Las modificaciones han sido puestas en cuarentena. Permanezcan atentos a sus pantallas, gracias

10 de septiembre de 2008

Minden 1759


Macrobatalla de día entero. Éso fue Minden. Un buen montón de miniaturas sobre el tablero, también de dimensiones extraordinarias. Muchos pueblos de por medio y mucha batería arrojando plomo sobre la mesa. Era una batalla que en el club la queríamos hacer desde hace tiempo, y finalmente este pasado fin de semana conseguimos llevarla a cabo. En cada bando rival estábamos Manolo, Juan, Vicente y yo como aliados ingleses y hannoverianos, mientras que como franceses teníamos a José Luis, Jose, Javi y Rafa.

Minden se engloba dentro del conflicto de la Guerra de los Siete Años, de 1756 a 1763, y que enfrentó a Austria, Sajonia, Francia, Rusia, Suecia y España contra Prusia, Hannover y Gran Bretaña por el control de Silesia, perdida por los austríacos durante la Guerra de Sucesión Austríaca.

Durante la semana de la batalla nos llegaron las órdenes de nuestros "comandantes en jefe", explicándonos el plan de batalla y las posiciones que ocuparíamos cada uno. En nuestro caso, de derecha a izquierda estaría Vicente, cubriendo el flanco derecho, y con la misión de tomar el primer pueblo en dirección a Minden, a la vez que apoyaría el ataque principal, que lo llevaría a cabo Juan en el centro, apoyado a su vez y a su izquierda por Manolo, que con tropas de alta moral atacaría también junto a Juan. Al extremo izquierdo me encontraba yo, con la misión de fijar a las tropas enemigas al terreno, amenazándolas en caso de que comenzaran a girar hacia el centro. Con todo, comenzamos la batalla. Al poco, nos fuimos dando cuenta de que nuestro planteamiento no había sido del todo correcto. En realidad, no teníamos una zona con fuerzas concentradas para hacer un fuerte ataque. La falta de tropas nos había hecho plantearnos una dispersión demasiado acusada.

La batalla dió comienzo con nuestro avance, que se vió frenado rápidamente en dos puntos: el centro, batido por las baterías francesas sin piedad y el flanco derecho, que vió como unas unidades de caballería se aproximaban de forma vertiginosa hacia unas descubiertas baterías que avanzaban por el camino, cayendo sobre ellas como una apisonadora y barriéndolas rápidamente. ¡Empezábamos bien!.



La tónica de nuestro ataque fué esta. Bombardeo intenso, del que pocas veces nuestras tropas se salvaron y que mermaron de modo considerable sus fuerzas, y ataques de flanco de los franceses. Todos nuestros intentos por crear una brecha en sus líneas fueron vanos, consiguiendo los franceses más y más ventaja conforme nuestras unidades se iban dispersando.

La verdad es que fue una vistosa batalla, y muy tensa y entretenida. Sin embargo no tuvimos ocasión de equilibrar en un momento determinado la balanza a nuestro favor. Por mi parte, me quedé en mi flanco, con escasas tropas para enfrentarme a Jose frente a mí, cañonenando a sus tropas con la esperanza de ablandarlo al menos un poco, por si llegábamos a tener que enfrentarnos, atacando con mi caballería en puntos concretos, pero sin poder coordinar un ataque serio de ningún modo. Tan sólo tuve la oportunidad de cruzar balas al final, cuando ya todo se daba por perdido, y como dice el refrán, perdidos por mil, perdidos por mil quinientos...

Otra vez será, espero.