Ir al contenido principal

Vuelta a la mar

Esta semana pasada, en el afán de poner en marcha los buques napoleónicos que tengo pintados, hemos preparado una prueba de nuestro reglamento Con diez cañones por banda, de la cual haré una breve reseña.

Con diez cañones... cuenta como principal característica que el movimiento de los barcos se hace simultáneo, es decir, los capitanes apuntan las maniobras que realizarán y, una vez lo han hecho todos, se ejecutan los movimientos a la vez. Ello le da una incertidumbre muy interesante a cada turno, ya que no sabes lo que va a hacer el contrario hasta que ves su maniobra.

Otro detalle es que la velocidad del buque se estipula según esté respecto al viento. Con el viento por las aletas de babor y estribor (es decir, por las diagonales de la parte trasera), el barco alcanza su máxima velocidad; si el viento sopla por la popa (la parte trasera) la velocidad disminuye un tanto, ya que las velas no pueden aprovechar de modo óptimo la fuerza eólica. Otras posibilidades son que sople por babor o estribor, disminuyendo la velocidad o por la proa, deteniéndose el barco. En fin, detalles elementales pero que dan un buen gusto cuando se juega

Anteriormente estuvimos probando el reglamento Master & Commander, de Capitán games, que a mi personalmente me gustó mucho, aunque me gustaría jugar un poco más y ver si se le pule algún detalle que no me quedó muy claro, pero creo que entre uno y otro al final podré botar mis barcos con algo sólido como para poder ofrecer una batalla para el club.

Para esta prueba pusimos dos buques españoles, el Santa Ana y el Bahama, contra dos británicos, el H.M.S. Britannia y el H.M.S. Minotaur, de 1ª y 3ª clase, es decir, de más de 100 cañones y de 74 cañones.

El combate favoreció en principio al Santa Ana y al Bahama quienes, con unas estupendas tiradas de dados consiguieron cañonear con éxito a los casacones, como diría Pérez Galdós, y manteniendo una línea de combate estable. Por su parte los británicos se dividían para conseguir encontrar la popa de alguno de los españoles y cañonearlos.

Tras unas cuantas maniobras, el Britannia caía entre los dos fuegos de los españoles, que le dispararon por babor y estribor, aunque con pobre éxito, mientras que el británico se defendía con saña y mostraba la mayor calidad de su tripulación, causando serios daños a los atrevidos españoles. Mientras tanto, el Minotaur conseguía ponerse a la popa del Bahama, disparándole a placer destruyendo gran parte de su velamen y reduciendo drásticamente la capacidad de maniobra del español.

El encuentro concluía con una victoria inglesa, aunque no había resultado gratuita, ya que uno de sus buques había resultado severamente dañado. La prueba resultó muy bien, intensa por lo de la incertidumbre del movimiento y me da que pensar que quizá pronto podamos ofrecer una batalla o escenario más interesante, con un jugador por cada barco, que es lo que le dará verdadero interés a la batalla.

¡¡Es lo que tiene el verano, que apetece irse al mar!!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy interesante. Yo todavia tengo pendiente la compra de "Close Combat" de Clash of arms". Espero que para mi cumpleaños. Eso si ya tengo 4 navios franceses y 3 ingleses para cuando se organice la partida en el club.

Krusty
Pedro ha dicho que…
¡¡Estupendo!! De verdad que fue muy activa la demostración. Merecerá la pena que nos juntemos unos cuantos y cada uno lleve su barco (dos como mucho por jugador, creo yo). Pronto organizaremos algo.

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…