Ir al contenido principal

ALZO ZERO: Una opción a tener en cuenta

Hace tiempo que compré unas minis en plástico a escala 1/72 de unos Panzergrenadier alemanes y unos soviéticos de Italeri. El objetivo era probar un reglamento para Segunda Guerra Mundial, Section d'Assault, de la prestigiosa revista francesa Vae Victis, que finalmente deseché porque no acabó de convencerme del todo. Además, por aquel entonces (hace ya unos pocos años) comencé a jugar otros períodos con la gente de Estandarte, el magnífico Club del que me considero a estas alturas, y aunque no gane una batalla, miembro. Sin embargo, hace unas semanas estaba revisando lo que tenía por ahí "arrumbao" (o sea, en cualquier lado sin hacerle caso) las localicé de nuevo, y en ellas venía en la caja la referencia a ALZO ZERO, lo que parecía ser un reglamento para las miniaturas de ITALERI. En fín, comencé a recabar información acerca de ello, y encontré la página web, en italiano y en inglés, donde se puede descargar el reglamento y demás utilidades en PDF. Además en un número de Wargames Illustrated (nº 209 de febrero de 2005) se hacía referencia a estas reglas, que son de tipo escaramuza, a escala 1:1. Todo ello ha hecho que me interesase por él y lo descargara. Las posibilidades son bastante interesantes. No se trata de un juego largo, ya que al ser de escala pelotón, con pocas minis y unos cuantos vehículos se puede hacer una buena partidilla. Lo curioso del asunto es que ¡¡la iniciativa se juega a base de cartas!! con una serie de números y signos que representan las diferentes órdenes que se dan a las unidades y la prioridad. Por lo demás, no he encontrado grandes desatinos. También se juega con dado de 10 caras y tiene contemplad la moral de las unidades y su cohesión.
La verdad es que cuando vi el tema de las cartas, que quedé un poco "erizado", pero si se le da una oportunidad, no es mal reglamento. Me está gustando el planteamiento y para pasar un ratillo entretenido no está mal. Se le puede tener en cuenta para hacer alguna cosa. Además lo de las cartas es solo para establecer las iniciativas o el orden de actuación de las unidades de los distintos bandos. No está mal. A su favor, un sistema sencillo y con pocas minis, muy jugable. En su contra, escasa difusión y que el sistema no permite tener tropas escondidas (hmmmm...)
Bueno, lo probaré a ver que pasa.

Un saludo a todos.

Comentarios

BUDOKAN ha dicho que…
Hola, acabo de llegar de mis vacaciones y me estoy poniendo al día con las batallas que has colgado. En cuanto a las miniaturas estuve hace poco en uno de los museos de miniaturas más pequeños del mundo y es asombroso. Saludos!
Alvar Fáñez ha dicho que…
Me alegro que estuvieses de vacaciones. Por mi parte, las estoy necesitando como el comer. Quiero tener un poco de tiempo libre para poder organizar mis miniaturas y pintar unas cuantas que tengo pendientes. Y es que con trabajo y niños, es difícil hacer algo.
Un saludo.
Manuel ha dicho que…
Hola

Me lo vas a tener que pasar el reglamento (y el rapid fire) a ver si de una vez acabamos de completar "Incursión"
Alvar Fáñez ha dicho que…
La dirección para descargarse este reglamento es: http://www.alzozero.it/eng/html/download.html
Es una visión interesante, desde la perspectiva de la escaramuza y a nivel de pelotones. No está del todo mal y la verdad es que se puede probar con pocas miniaturas, de plástico a 1/72 que son económicas y están bien. Lo encuentro un reglamento para una desenfadada tarde, una partidilla de un par de horas y aire, a otra cosa. Interesante. Ya me dirás qué te parece si te lo descargas. Por otro lado, RAPID FIRE es un reglamento peculiar, ya que el planteamiento de unidades es, a mi entender, un poco sobredimensionado (1 miniatura representa más o menos 12 o 15 soldados, y un vehículo a 5), sin embargo, cuando desarrollan el reglamento, parece más bien a nivel de escaramuza. Te lo llevaré el próximo día que nos veamos y opinas tú.Creo que tiene cosas que podíamos aplicar a Incursión

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…