Ir al contenido principal

Comenzamos el período tardorromano


Reconozco que siento debilidad por el mundo antiguo, concretamente por dos etapas del mundo romano que podríamos decir que cronologicamente se encuentran en un polo y otro, a saber: en primer lugar la República en su momento de expansión, con el colofón de la victoria sobre los cartagineses y su expansión mediterránea; y en segundo lugar el conocido como Bajo Imperio, considerándolo desde la crisis del siglo III d.C., con el período de anarquía militar y la división del Imperio en dos mitades, Occidente y Oriente. A mi modo de ver, el período republicano tiene el gusto a lo heróico, a la creación del mito de la invencibilidad de las legiones romanas, al nacimiento de un gran imperio, que comienza a ajarse en el siglo III d.C, culminando con la caida del imperio de Occidente en el 476 d.C. a manos de Odoacro, que depone al último Emperador de los romanos, Rómulo Augusto.
Para mi, el período comprendido entre el siglo III y el V me resulta enormemente atractivo, ya que en esta etapa se suceden las batallas entre los diferentes candidatos a la púrpura imperial, en las que el número cada vez mayor de bárbaros enrolados en las legiones romanas dejan su sangre en las pugnas entre caudillos. Por otra parte, los cambios se suceden de forma progresiva, deteriorando la imagen clásica del imperio romano que nos suele plantear el cine. Por ejemplo, las legiones romanas pasan de tener en torno a 6.000 efectivos a poco a poco, quedar reducidas a tan solo unos 1.000 o 1.200 infantes. Surgen o más bien se generalizan nuevos tipos de caballería, influenciados por los contingentes de extranjeros que se unen a las filas romanas, apareciendo los jinetes a caballo o los Clibanarios y Catafractos...
Es un mundo en cambio, que se ve reflejado en los ejércitos, que asumen estas variaciones y sobreviven a ellas.
Así pues, llevaba tiempo pensando en comenzar a pintar miniaturas de este período que me fascina, incluso he de decir que las primeras miniaturas en 15 mm. que compré hace ya muuucho tiempo fueron precisamente de este período. Aún no me había animado, ya que tenía muchos frentes abiertos, pero ya que estoy comenzando a cerrar algún período (¡de momento ya no pinto más ingleses de época napoleónica!) me he animado a dar el primer paso. Acabo de pintar el primer general romano tardío que guiará a los romanos del futuro emperador Juliano contra los alamanes en la batalla de Estrasburgo, o frente a los godos en Ad Salicem, Marcianópolis o Adrianópolis, o que se enfrentará a los temidos persas sasánidas, o que se batirá contra un usurpador al trono imperial...

La miniatura es de Essex, que cuenta con una gama interesante para este período, sobre todo en lo que a infantería se refiere, realmente muy acertada. Las miniaturas de caballería no lo están tanto, pecando de poca documentación del período, ya que generalizan el casco de corte ático, mientras que en ese momento se va generalizando el yelmo de tipo Spangenhelm, de bandas unidas con remaches, precisamente como el de la miniaturas que os presento. He encontrado para este período unas referencias de un fabricante francés, Allan Toullier, de lo más interesantes, que se ajustan bastante bien a la idea que quiero mostrar de este período, con una gama estupenda de Auxilia y de godos, tanto en infantería como en caballería.
En fin, espero poder comenzar pronto a mostraros mis progresos en investigación y pintado de miniaturas de este tan interesante período.
Salve!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…