Ir al contenido principal

Waterloo. La debacle inglesa


Este pasado fin de semana, del 28 al 29 de junio se celebraron en Alcoy (Alicante) las VI Jornadas de Simulación Histórica, en las que el Club Estandarte participó ofreciendo la simulación de la batalla de Waterloo.
Han sido un par de días de intensa actividad en el mundillo del wargame en la zona, pudiendose ver los torneos del nuevo Fields of Glory (la versión mejorada del DBM, según tengo entendido) y de Flames of War, el juego que parece estar triunfando, ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Además, acudieron a la cita establecimientos como La Flecha Negra, Quimera, o Escenografía Epsilon, que fueron foco de atención para los numerosos participantes de las jornadas. Un nuevo éxito para unas jornadas que pueden convertirse en referente de nuestra actividad en la provincia de Alicante y quizá a nivel nacional.
Por lo que a nosotros respecta, ese fin de semana recreamos, como dijimos, Waterloo, en el mejor de los ambientes, con el árbitro nervioso desde primera hora de la mañana, pero dispuesto, y los contrincantes listos para comenzar. Tras montar el tablero y la escenografía, comenzamos con la batalla. Mi visión de ésta podría ser la siguiente...
Buuuueeeno. Siempre es complicado describir una derrota, pero en este caso lo es más, ya que realmente fue una derrota aplastante para los que llevábamos a los ingleses y aliados. En otras ocasiones hemos llevado a cabo otras simulaciones en las que ambos bandos han tenido oportunidades de obtener la victoria y finalmente han sido derrotados. No ha sido este el caso, ya que la victoria se decantó casi desde el principio por el bando francés. ¿Qué pasó?. Pues bien, vamos a ver si lo puedo resumir un poco.
En primer lugar, nuestro planteamiento de la batalla fue diametralmente opuesto al que ofrecieron los franceses. Pensábamos que el principal ataque vendría sobre el flanco de los belgas, donde estaba el Príncipe de Orange, con las tropas más débiles, en nuestro flanco izquierdo, mientras que pensábamos que cualquier ataque sobre Hougomont, en nuestro flanco derecho, podía ser una finta o maniobra de distracción. Por si acaso, habíamos planteado que nuestro centro pudiese pivotar bien a la izquierda, bien a la derecha para auxiliar a uno u otro, en caso de que hubiese un ataque más fuerte sobre el sector de Hougomont. Hasta ahí todo iba bien. Hasta que llegó el despliegue francés. El grueso de su ejército, Grande Baterie incluida se encontraba situado frente a Hougomont. ¡Nos habían pillado!. Aún así comenzamos a maniobrar para conjurar el peligro que se nos venía encima.
Los franceses por su lado, ejecutaron con maestría su plan. Acercaron las baterías pesadas a Hougomont y, sencillamente, machacaron a los defensores sin piedad. A partir de ahí, comenzaron a subir la colina y acorralar a los ingleses. Hasta ahí, todo normal. Podíamos haber neutralizado o al menos retrasado el avance francés, estábamos en disposición de ello. Sin embargo hubo una tónica reinante a lo largo de la batalla y que la marcó completamente, y ésta fue la adversa suerte de las armas aliadas. No me gusta achacar una derrota o una victoria a la suerte, sin embargo creo que en esta ocasión fue así en gran medida. Fallos hubieron. Nosotros los cometimos y ellos también. No llegamos a reaccionar con precisión y proteger con infantería a las batería que se retiraban por la colina, por poner un ejemplo, aunque también los franceses avanzaron las baterías cubiertas tan sólo por infantería ligera, con dos líneas de caballería frente a ellos, lo que me permitió neutralizar a la infantería con unos escuadrones de caballería, mientras los otros atacaban a las baterías, lo que podía haber sido un desastre para ellos. Sin embargo ni los ataques tuvieron éxito a lo largo de toda la batalla, ni los disparos de fusilería ni artillería consiguieron hacer mella en los franceses, que avanzaban inexorables. Tampoco las iniciativas estuvieron niveladas, ya que de 19 turnos que duró la simulación, en tan sólo 3 ocasiones tuvimos la iniciativa, lo que nos hizo ir a remolque de los que hiciesen las tropas de Napoleón. En definitiva, un desastre. La llegada de las fuerzas prusianas no consiguió en modo alguno arreglar la situación, terriblemente deteriorada en todos los frentes, lo cual produjo finalmente que tuviésemos que admitir una desconsoladora y abrumadora derrota. ¡Parece ser que Europa sería dominada por Napoleón al fin y al cabo!
Bueno, mi más sincera enhorabuena a los vencedores por su buena labor en ataque, que supieron muy bien aprovechar.
Os dejo unas fotos de la batalla en la que tanto sufrimos...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Bueno querido compañero Pedro quiero felicitarte por tu pagina tus comentarios y fotos que has colocado.Decirte tambien que me siento muy orgulloso que pertenezcas a nuestro club ESTANDARTE fue una suerte encontrarte. MANOLO

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…