Ir al contenido principal

Un interesante viaje a París

Estas Navidades he estado en París unos días, celebrando la Nochevieja. Entre los muchos lugares emblemáticos de la ciudad que he podido visitar (Palacio de Versalles, Museo del Louvre, Torre Eiffel, etc.), hay uno que me ha sorprendido sobremanera, y eso que tampoco pude visitar tranquilamente. Se trata del Hotel National des Invalides, que alberga el Musée de l'Armée. La página web es www.invalides.org
El edificio en sí es impresionante, sobre todo cuando entras al patio de armas y ves alineados 60 cañones clásicos franceses (de los siglos XVII al XIX). Construido como hospicio, cuartel, convento, hospital y fábrica, constituye una auténtica ciudad para albergar desde finales del siglo XVII a los veteranos de guerra.
Desgraciadamente no pude visitar las salas dedicadas a las armaduras y armas antiguas (siglos XIII-XVII), pero sí la exposición dedicada a las dos Guerras Mundiales, muy didáctica y espectacular, de lo mejor.
Además, como colofón a la visita, en el edificio se integra la Iglesia del Domo, que alberga desde que Luis Felipe de Orleans mandara trasladar el cuerpo desde Santa Elena en 1840, la tumba de Napoleón (inhumado allí en 1861). Es un edificio bastante sobrio, y la tumba ciertamente no es que sea muy preciosa (pero es mi opinión), pero sí es curiosa, ya que se trata de un sarcófago de cuarcita roja que alberga en su interior cinco ataúdes encajados uno dentro de otro (uno de hojalata, otro de caoba, dos de plomo y uno de ébano), vamos que Napoleón no levantaría la cabeza ni aunque quisiera. Además, la iglesia alberga los restos de su hijo conocido como Napoleón II puesto que fue "rey de Roma". También es interesante observar que en el suelo de mármol policromo están inscritas 8 victoras célebres.
Está claro que debo visitar más tranquilamente el Museo, así que ya tengo un motivo (si hacía falta) para volver a París. Espero que sea pronto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…