Ir al contenido principal

Pultusk 1806: Dios existe y le encanta el bicornio de Napoleón

Bueno, bueno. Esta ha sido una de las más atípicas batallas que he jugado desde que estoy en Estandarte. No, más bien la más extraña y de más inesperado resultado jugada hasta ahora. En fin, me explicaré y vereis cómo es así.

El sábado 27 de junio realizamos la batalla de Pultusk (1806), con la cual nuestro compañero Jose se estrenaba como árbitro y organizador de una batalla. El enfrentamiento ponía frente a frente a los rusos de Bennigsen y los franceses de Lannes. En esta ocasión los contrincantes éramos, por parte de los rusos Manolo (como Bennigsen), Frank, Juanjo, Vicente y José Antonio; y al frente de los franceses, Manuel (Lannes), José Luis, Javi y un servidor.

Según se había preparado la batalla, la verdad es que pintaban bastos para los imperiales, ya que los objetivos que se habían concertado para la obtención de una victoria francesa eran francamente difíciles: o tomábamos Pultusk (algo que directamente descartábamos, ya que nuestro número de tropas era escaso), o conseguíamos cortar la carretera que llegaba a la ciudad (algo también harto difícil de lograr por los mismos motivos).

Croquis de la disposición inicial
Según habíamos establecido en nuestro plan, las tropas al mando de Manuel (Suchet) y José Luis (Gazan) intentarían atraer el máximo número de tropas hacia ellos, haciendo creer que se atacaba sobre la ciudad, con el fin de desviar tropas de la zona de Moszyn y permitir que las tropas de d'Aultanne (yo mismo) fuesen a toda velocidad a cortar la línea de comunicación rusa. Mientras tanto, los jinetes de Javi (Treillhard) harían de enlace entre mi división y el resto del ejército, facilitando en la medida de lo posible la acción.

En realidad, creo que ninguno teníamos una seria esperanza de que el plan fuese bien, ya que había mucho ruso y poco francés. Resultaba cuanto menos una batalla difícil de ganar, a no ser que ocurriera un milagro...

los rusos en Pultusk

Con ello, comenzamos la batalla. Manuel y Jose Luis se acercaban a Pultusk, recibidos por alguna que otra bala de cañón y por la presencia de caballería de Juan, que siempre resulta inquietante. Mientras tanto, la caballería de Javi iba tomando posiciones y atemorizaba a las tropas rusas que se refugiaban en el bosque cercano a Moszyn.

Los rusos en el bosque
Al cuarto turno (¡¡Tan prontoooo!!, según Frank, que si no protesta por algo revienta) comenzaba a entrar, por la carretera hacia Moszyn, la división de Aultanne, con la intención de enfilar directo hacia la carretera de Pultusk.

Sin embargo, tras unos cuantos turnos de combate en todos los frentes, con cargas de caballería en el centro y ataques sangrientos frente a la ciudad, la situación se estabilizaba de manera que cada vez se nos alejaban más las posibilidades de conseguir objetivo alguno. Mientras que los ataques sobre Pultusk eran rechazados, mi avance se veía frenado, acudiendo más tropas rusas sobre ese flanco, taponando así cualquier posibilidad de abrir un hueco por donde colocar alguna unidad. Vaya, la verdad es que estábamos bastante jodidos. No parecía que fuesemos ya a ningún lado...

Y ocurrió el milagro.

En el turno decimosegundo, un ataque francés desestabilizó el centro ruso, que produjo la huida de varias unidades, dejando a los Granaderos de Paulov, muy castigados ya, en el centro de la acción, sin nadie que les apoyasen.

La siguiente iniciativa podía resultar crítica, y un golpe de fortuna hizo que cayese en nuestras manos el comenzar el turno decimotercero. Junto a la unidad de granaderos había un general. En nuestro reglamento, si una unidad que tiene un general junto a ella es eliminada en combate cuerpo a cuerpo, se asume que el general es cogido prisionero y la división a la que pertenece se desmoraliza.

Pero, ¡ay!, si el general en cuestión es el comandante en jefe, ¡ay, ay, ay!, se acabó todo...

Y, vaya, esto es lo que ocurrió...

La captura de Bennigsen
Los granaderos de Paulov tenían un general y cuando Javi, con intenciones homicidas, perguntó - "Oye, ¿y éste general quién es?", se generó un silencio como de entierro... La cara de Manolo era un poema. Se trataba del mismo, del mismísimo Bennigsen, allí plantando cara con unos más que maltrechos granaderos que poco podían hacer por defender a su comandante en jefe. Ante ellos, unas unidades de caballería que pretendían cenar bistec de granadero, salpimentado con salsa a la Bennigsen, y que no dudaron en cargar y hacer saltar por lo aires más de una mitra de granadero para acabar cogiendo prisionero al comandante en jefe de los rusos, otorgándonos del modo más inesperado y extraño la victoria en esta batalla.

Bueno y bueno. No nos lo podíamos creer. Dábamos la batalla por perdida y sucede ésto. ¡Qué barbaridad!. Creo que Manolo pasó un momento bastante amargo, pero todos podemos cometer errores en un momento determinado. Con haber retirado a Bennigsen a tiempo, hubieran conseguido ganar, pero no fue así.

En fin. No voy a hacer ningún comentario al respecto, ya que a mi me ha ocurrido alguna debacle similar en alguna que otra ocasión. No me caracterizo por tener una suerte loca, vaya, sino que más bien me persigue (¡con ahínco a fe mía!) el infortunio en las batallas. Pero es la primera vez que veo a Manolo en este brete, y como se lo que es, lo lamento. Sin embargo, me regocijo, porque por una vez, me ha tocado estar en el bando vencedor, y además de este modo tan peculiar.

¡Vaya planchazo!
¡Los franceses vencedores en Pultusk! Aún no me lo creo, señores...

Ahí lo dejo. Que los comentarios de mis compañeros amplíen, según el modo de ver de cada uno, la extraña historia de Pultusk.

La rendición de los rusos

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La verdad es que tengo tanto que comentar que voy a abrir mi propio blog.
De todas formas yo no la veia perdida ni mucho menos y creo que el Sr. Rosa tampoco. Ya me extenderé, pero al cambiar a columna las tropas de Vicente el Sr. Rosa y yo nos miramos y teniamos claro que me tocaria a mi cortar la carretera. Cosas de ser pareja ...... de mus.

El Sr. Marron
Falco ha dicho que…
Como árbitro de la contienda tengo que decir que ni yo esperaba un resultado así, mas bien a los franceses sudando la gota gorda (en diciembre) y deseando estar en Francia con sus mujeres bien calentitos, pero...
Dios se le apareció a Treilhard cuando decidió hacer esa carga a partir de ahora famosa.
El relato de Pedro es de los mejorcitos, te has inspirao.
Krusty ha dicho que…
Ya tengo Blog. A lo largo de esta semana me extenderé en todo lo acontecido.

Anastasio
Anónimo ha dicho que…
Bueno aqui estoy para dar la cara,si meti la pata no me di cuenta del que el General en Jefe podia caer prisionero, lo siento por mis compañeros que tenian mucha fe en mi, pero creo que no jugamos mal pero meti la pata MANOLO
Krusty ha dicho que…
Leiendo las condiciones de escenario es cierto que podias dejar a Benningsen suelto. Sin embargo no hay que martirizarse. Se juntaron una serie de circunstancias nefastas (no mala suerte), sólo que tomastes decisiones con buena intención sin preveer que estabas metiendote en una trampa urdida por los que celebraban su fiesta ayer.
Por cierto, el sr. Rosa casi la caga. Esta semana mi amigo Anastasio relatará los detalles ocultos de una de las mejores partidas del club que no grupo Estandarte.

El Blog de Anastasio.

http://anastasioreturn.blogspot.com/
Manuel ha dicho que…
Hola

Hay una frase del ajedrecista Tartakower que dice En ajedrez siempre gana el que comete el penúltimo error. Bueno, pues aquí pasó algo similar.

Como ha explicado Pedro, el plan era atraer rusos hacia el flanco derecho francés y que su ataque por la izquierda prosperase. Pero según fue avanzando la batalla los flancos rusos se fueron reforzando y sin embargo su centro quedó cada vez más débil.

Es probable de todas formas que si no llegamos a capturar a Bennigsen hubieramos sido frenados. No digo que fueramos a perder, pero lo de ganar en los cinco turnos que restaban era realmente complicado. El pueblo era inexpugnable (me costaron mis ligeros y dos batallones y yo sólo conseguí hacer desaparecer un batallón ruso y dos escuadrones el comprobarlo). Y dentro de dicho pueblo aún había 4 batallones y un cañón.

Pedro había sido frenado. Aunque había conseguido destruir la artillería enemiga, tenía dos batallones tocados y había suficientes unidades de caballería rusa como para frenarle.

Krusty cumplió su función de entretener a Manolo y conseguir hacerle bajas en el momento crítico. Pero también sólo disponía de dos batallones y de sus ligeros para intentar realizar el asalto a la carretera con la dificultad de que su artillería posicionada para defender, se encontraba muy alejada para poder apoyar un ataque.

Javier tenía una parte de su caballería tocada pero aprovechó el hueco en el momento oportuno. Si no hubiera cogido a Bennigsen, es probable que habría hecho un gran estropicio, pero su caballería no era suficiente para cortar la carretera. Sólo la infantería de Krusty tenía posibilidades de llegar. Y ya he dicho antes que sólo quedaban cinco turnos, y que los rusos tenían tropas suficientes para taponar. Krusty hubiera necesitado ir a toda velocidad hacia la carretera sin artillería y sólo contando con la caballería de Javi como apoyo. No era imposible, pero si bastante difícil. Las tropas del pueblo podían haber salido y detenerle. Y aunque eso habría debilitado al pueblo, dudo mucho que hubiera sido suficiente como para que yo pudiera tomarlo al asalto con lo que me quedaba y los turnos que restaban.

Era el centro donde estaba la oportunidad gracias al error de Bennigsen y los franceses lo aprovecharon.

Lannes
Anónimo ha dicho que…
Pienso que si no llega a ser por mi error los franceses no hubieran ganado, por los rusos Vicente no tenia ningun PD, Fran solo 2 PD y con intencion de cargar de flanco sobre Pedro, Juan que solo habia perdido dos de ligeros el pueblo sin tocar y yo (alma en pena)que si que estaba tocado los enemigos que tenia enfrente como Krasty considero que estaba muy lejos para poder ganar MANOLO
Anónimo ha dicho que…
MUY IMPORTANTE
FRAN a desertado y no puede hacer la batalla de Franco-Prusianos (jugar si que puede pero prepararla no)entonces Juan y un servidor vamos hacer antiguedad,a lo bestia Romanos contra Galos la fecha es la misma 19/07/2009 el que se apunte contactar con nosotros AVE CESAR
MANOLO

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…