Ir al contenido principal

Batalla de Montjuic (enero 1641)

Hace un mes, algunos de los miembros del Club Estandarte jugamos la Batalla de Montjuic (26 de enero de 1641). Me correspondió en suerte estar con el bando de Felipe IV y cumplí con la tarea que tenía encomendada.


Nuestro planes de batalla contemplaban el asalto desde mi flanco derecho a las posiciones rebeldes en las faldas el Montjuic, mientras que yo estaría encargado de tomar al asalto los fortines que controlaban el camino que conducía a Barcelona. Teníamos una difícil tarea por delante, ya que si tomar estos fortines no iba a ser fácil, aún lo era más el asalto al Montjuic.

Comenzamos el avance contra las posiciones francesas y catalanas. Desde lo alto del castillo comenzó el bombardeo que, afortunadamente no causó excesivos daños en nuestros Tercios. La ascensión de las tropas por las faldas de la montaña comenzó a resultar penosa y difícil, pero continuó imparable.

Mientras tanto, comencé con el asalto al primero de los fortines, defendido a tiro de mosquete por tropas francesas. El avance continuó contra el segundo fortín. Como una apisonadora, mis soldados descargaron sus balas sobre los franceses y tomaron el segundo fortín al asalto, desalojando a los franceses de la posición.

Las descargas arreciaban por ambos bandos batiéndose con valentía desde las lomas del Montjuic. Las desmoralizadas tropas francesas de mi flanco comenzaron la retirada y fuga de sus posiciones, lo cual me animó sobremanera, viendo posible la victoria sobre nuestros adversarios.

Sin embargo, el combate del flanco derecho resultaba cada vez más incierto. El empeño de las tropas castellanas se veía frenado por la tenacidad de los defensores y la adversidad del terreno, sin que se viera un claro desenlace por ninguno de los dos bandos.

La lucha en mi flanco se vió estancada, ya que el fortín primero no cayó y las tropas francesas se reagrupaban para volver a presentar batalla.

El cansancio comenzaba a hacer mella en ambos bandos y todos éramos conscientes que la victoria o la derrota dependía de muy poco.

Finalmente, una acción que pretendía quebrar la resistencia de los defensores del Montjuic y dar el paso final hacia la victoria acabó fracasando, con lo que no pudimos continuar la batalla. Así, dejamos el campo de batalla en buen orden, sabiendo que nos habíamos dejado la piel en el empeño que no pudo ser.

La historia continuó con su curso.

Ha sido una de las mejores batallas que he librado hasta la fecha, y llegados al punto alcanzado, la verdad es que daba igual quién ganara, ya que ambos bandos luchamos muy bravamente. Lo celebramos con la camaradería que hacemos gala en el club.

Comentarios

Sapiens ha dicho que…
Tienes un órden de batalla detallado en wikipedia en versión catalana y castellana.

Saludos

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…