Ir al contenido principal

Es duro el veraneo...

Si señor, ya estamos aquí otra vez. De nuevo en la brecha. Vuelta al curro (aaaarrrgh!!), vuelta a la rutina y vuelta a las aficiones. Bueno, no es exactamente así, ya que hay aficiones que van con uno allí donde vaya y pueda. Y así es con el tema de la pintura, ya que en anteriores posts mencionaba que quería pintar esto y aquello durante el verano y ¡Vive Dios que así ha sido!, aún a costa de pegarse uno la sudada padre bajo un toldo en un camping de veraneo, dejándose el culo en la banqueta de playa (todo un clásico del verano pero que, curiosamente, cuando buscas ya no encuentras) y en la mesita plegable.
Todo un reto, amigos míos. Pintura extreme, sólo para valientes. Porque se trata de una actividad, en efecto, un tanto compleja que llevo practicando al menos dos veranos y a mi me cunde, oiga. Es así por varias razones.

En primer lugar, tus miniaturas y pinturas han de ocupar un lugar en el atestado coche, en que acarreas toooodos los bártulos para ir de camping (preciosa actividad por otra parte). En las condiciones en las que cargamos el vehículo, tan sólo eso ya supone un reto.

En segundo lugar, y una vez instalados en la parcela, viene la historia de buscar un rinconcito para tí y tus miniaturas, las cuales he sacado previamente del coche, que llega a alcanzar temperaturas realmente apabullantes, casi con lágrimas en los ojos por verlas sufrir así (sig!). Tampoco es tarea fácil, porque en pleno agosto, la sombra bajo un toldo, por muy grande que pueda ser, es más bien disputada.En tercer lugar, y una vez que ya estamos perfectamente situados, viene el acto de pintar. Otra situación extrema. Las pinturas se secan con extrema facilidad. Las mezclas de colores aún lo hacen más rápido. Los chorretes de sudor a veces te impiden ver, ya que si estás en plena faena, no te paras a secarte. En fin, un estrés. Sin embargo, tiene un punto muy positivo, y es que estás en paz contigo mismo y con la naturaleza y parientes. Te dejan hacer. Como en el camping, tareas, lo que se dice tareas, no hay, te pasas el día tocándote la gaita y bañándote en la playa, y siempre hay un hueco más o menos largo para aprovechar, desenfundar pinceles y rematar alguna faena. En mi caso, ha sido de lo más productivo. He conseguido pintar dos unidades de caballería bajo imperial romana (una pesada y otra de dalmatae ligeros), así como dos de caballería goda (tambien pesados y ligeros). Aquí teneis algunas fotillos que les saqué a algunas de ellas:


También he conseguido pintar otra figura que tenía pendiente y que ha sido esta la ocasión idonea para hacerlo. El legionario romano con lorica segmentata que compré hace unos meses a escala 54 mm, que no encontraba el momento para comenzarlo. Ya lo tengo en danza. Espero acabarlo pronto, ya que sólo me falta el scutum y el pilum por pintar. La verdad es que habituado a las escalas pequeñas, ha sido un retorno a los orígenes de lo más gratificante. Espero que mi colega de blog Juan, de MiniMundo no se tire las manos a la cabeza, ya que las fotos no hacen realmente justicia. Creo que se me ha quedado bastante decente. Una vez que lo tenga completo, le haré un reportaje fotográfico como Dios manda y lo publicaré. Creo que volveré a pintar algún chicarrón de estos en más ocasiones. Me ha gustado mucho pintar a esta escala y supone un cambio interesante como pintor de miniaturas.
Bueno, seguimos en el meollo, con todos los proyectos por delante (Bajo Imperio Romano y Godos, Austríacos napoleónicos y Segunda Guerra Mundial), más lo que se vaya sumando. Es una locura esto de la pintura...

Comentarios

Juan ha dicho que…
Bueno, bueno... no me tirare de los pelos, mas por que no los tengo que por otra casa,jejeje.
El romano esta bien, pero la foto efectivamente no le hace justicia.
Prometo poner un dia las fotos de mi colección de figuras de 54 de romanos, trece en total y por ahora.
Felicitarte por tus trabajos y por la moral de pintar en verano,todo un acto de valentia.

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Húsares franceses

Continuando con los encargos de pintura, esta vez estoy preparando una división francesa para NaW, que consta de una unidad de Húsares, infantería ligera italiana, polacos y franceses. Tengo acabada la caballería, que he pintado según el patrón del 4º regimiento, con dolman azul y pelliza roja, colores que se invierten el el corneta.
Las miniaturas son Warmodelling y están dotadas de la expresividad y dinamismo que las caracterizan. Destaco la figura del oficial, que realmente parece que esté gritando: Chargez! (que no sé si se escribirá así, pero bueno)
Os dejo unas fotos de las miniaturas. Pronto, los italianos y polacos.







2º regimiento ligero italiano

He acabado de pintar las unidades del 2º regimiento Ligero italiano que forman parte del encargo de napoleónicos para NaW. Las miniaturas van pintadas en verde, en contraste con el clásico azul francés y la unidad se compone de dos bases de voltigueur en escaramuza, una base de mando, otra de voltigueur marchando, una de carabineros y tres de infantería. 
Las miniaturas son también de Warmodelling, con la calidad acostumbrada, un placer para pintar, vaya.
Para el uniforme, he empleado varias fuentes, aunque no hay muchas, la verdad, y encima son un tanto contradictorias, ya que según unas, el chaleco va en verde, mientras que en otras se representan como blanco. Finalmente he optado por esta última opción, ya que dan un poco de contraste con el verde general del uniforme.
En fin, os dejo unas imágenes del conjunto.



Además, os dejo una preview de cómo están quedando los polacos. Como muestra, uno de los granaderos: