Ir al contenido principal

Waterloo

Acabo de terminar la lectura de "Waterloo", de Alessandro Barbero, y no puedo dejar la ocasión de comentar mis impresiones sobre este libro. Es la segunda incursión que hago en este autor, después de "El día de los bárbaros", que ya me resultó fascinante, y de nuevo he disfrutado como nunca de la lectura. Indagaré sobre la bibliografía de este historiador italiano que tiene gran habilidad para narrar las cosas, que no es poco. Tenía interés en leer el libro sobre todo a raíz de la recreación que el club hizo en Alcoy a finales de junio, y que desgraciadamente no pude disfrutar, y mi amigo Alvar Fáñez me lo dejó.

Probablemente seré declarado hereje y quemado en la hoguera cuando mis compañeros de club sepan que a parte de cuatro detalles sobre la batalla, la desconocía totalmente, tanto en su desarrollo como en sus protagonistas (salvo evidentemente Napoleón y Wellington). Y es que cuando uno se forma como historiador lo primero que debe tener en cuenta cuando estudia las guerras es cómo se producen y qué consecuencias comportan (tratados de paz, cambios territoriales), y las batallas y su desarrollo quedan en un segundo plano. Ahora es cuando estoy empezando a introducirme en la historia militar y las pocas incursiones que he hecho de momento han sido todo un acierto.
"Waterloo" es un libro que te engancha desde el primer momento, que narra los hechos con emoción, detallismo (sin caer en la monotonía) e intentando explicar la versión de los hechos más plausible. Para un neófito como yo de las técnicas bélicas en época napoleónica (y de otras épocas, je, je), que el autor dedique algunos párrafos a explicar qué ventajas tiene el cuadro sobre la línea ante caballería, el papel de la artillería o la forma de organizarse los regimientos sobre el terreno no tiene precio. He aprendido mucho con este libro. Como no estoy capacitado para hacer comentarios expertos sobre la estrategia en la batalla, sí diré que el planteamiento de Napoleón me pareció acertado ya que tuvo contra las cuerdas al ejército aliado, aunque cometió errorres, como el de no vigilar mejor su flanco derecho para evitar la sorpresa prusiana. Por otro lado me sorprendió mucho el papel tan importante que juegan los fusileros ingleses y los tiradores franceses durante la batalla, sobre todo en Hougomount y la Haye Sainte. En fin, fue toda una carnicería que acabó con la Grande Armée.
Seguiremos hablando de libros. Hasta pronto.

Comentarios

Manuel ha dicho que…
Hola

Nadie nace sabiendo. De todas formas es curioso el planteamiento de la carrera de Historia. Se enseña el "por qué se produce" pero no se suele explicar el "por qué se gana". Y a veces tienen mucho que ver ambas cuestiones, pues en más de una vez una potencia o un país se mete en una guerra pensando que la va a ganar y luego sale trasquilada.

Un saludo

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…