Ir al contenido principal

Minden 1759


Macrobatalla de día entero. Éso fue Minden. Un buen montón de miniaturas sobre el tablero, también de dimensiones extraordinarias. Muchos pueblos de por medio y mucha batería arrojando plomo sobre la mesa. Era una batalla que en el club la queríamos hacer desde hace tiempo, y finalmente este pasado fin de semana conseguimos llevarla a cabo. En cada bando rival estábamos Manolo, Juan, Vicente y yo como aliados ingleses y hannoverianos, mientras que como franceses teníamos a José Luis, Jose, Javi y Rafa.

Minden se engloba dentro del conflicto de la Guerra de los Siete Años, de 1756 a 1763, y que enfrentó a Austria, Sajonia, Francia, Rusia, Suecia y España contra Prusia, Hannover y Gran Bretaña por el control de Silesia, perdida por los austríacos durante la Guerra de Sucesión Austríaca.

Durante la semana de la batalla nos llegaron las órdenes de nuestros "comandantes en jefe", explicándonos el plan de batalla y las posiciones que ocuparíamos cada uno. En nuestro caso, de derecha a izquierda estaría Vicente, cubriendo el flanco derecho, y con la misión de tomar el primer pueblo en dirección a Minden, a la vez que apoyaría el ataque principal, que lo llevaría a cabo Juan en el centro, apoyado a su vez y a su izquierda por Manolo, que con tropas de alta moral atacaría también junto a Juan. Al extremo izquierdo me encontraba yo, con la misión de fijar a las tropas enemigas al terreno, amenazándolas en caso de que comenzaran a girar hacia el centro. Con todo, comenzamos la batalla. Al poco, nos fuimos dando cuenta de que nuestro planteamiento no había sido del todo correcto. En realidad, no teníamos una zona con fuerzas concentradas para hacer un fuerte ataque. La falta de tropas nos había hecho plantearnos una dispersión demasiado acusada.

La batalla dió comienzo con nuestro avance, que se vió frenado rápidamente en dos puntos: el centro, batido por las baterías francesas sin piedad y el flanco derecho, que vió como unas unidades de caballería se aproximaban de forma vertiginosa hacia unas descubiertas baterías que avanzaban por el camino, cayendo sobre ellas como una apisonadora y barriéndolas rápidamente. ¡Empezábamos bien!.



La tónica de nuestro ataque fué esta. Bombardeo intenso, del que pocas veces nuestras tropas se salvaron y que mermaron de modo considerable sus fuerzas, y ataques de flanco de los franceses. Todos nuestros intentos por crear una brecha en sus líneas fueron vanos, consiguiendo los franceses más y más ventaja conforme nuestras unidades se iban dispersando.

La verdad es que fue una vistosa batalla, y muy tensa y entretenida. Sin embargo no tuvimos ocasión de equilibrar en un momento determinado la balanza a nuestro favor. Por mi parte, me quedé en mi flanco, con escasas tropas para enfrentarme a Jose frente a mí, cañonenando a sus tropas con la esperanza de ablandarlo al menos un poco, por si llegábamos a tener que enfrentarnos, atacando con mi caballería en puntos concretos, pero sin poder coordinar un ataque serio de ningún modo. Tan sólo tuve la oportunidad de cruzar balas al final, cuando ya todo se daba por perdido, y como dice el refrán, perdidos por mil, perdidos por mil quinientos...

Otra vez será, espero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…