Ir al contenido principal

Legionario Romano Altoimperial

Por fin he conseguido rematar el legionario que tenía entre manos. He arrancado un poco de tiempo para acabarlo, ya que me faltaban unos detalles, como el escudo y el pilum o la propia base.

Como mencioné en otra entrada, no soy asíduo a esta escala, ya que pinto más bien en escalas pequeñas. Sin embargo, hacía tiempo que iba detrás de hacer una incursión en este tamaño, para desintoxicar un poco de chiquitines. Con anterioridad había pintado alguna cosilla, pero creo que he evolucionado desde entonces. Bueno, aquí está el resultado:







La verdad es que disfruté empleando técnicas nuevas para mi, ya que en pequeñas escalas, aunque parezca que no, es mucho más fácil pintar, ya que el resultado del conjunto es diferente. Además, el 15 mm. tiene para mi una funcionalidad práctica. Yo pinto para emplear las miniaturas en simulaciones. Sin embargo, ésto es otra cosa, otro concepto...

A pesar de mis carencias, creo que no ha quedado del todo mal. No era en exceso difícil, pero para volverse a coger, no está mal. Creo que aún pintaré alguna más, que me da envidia sana Juan, mi colega de miniaturas de MiniMundo (¿Aún no habeis visitado su blog?. Pues preparad un pañuelito pá las babas y entrad).

Bueno. La miniatura es en 54 mm de El Viejo Dragón. Muy bien detallada, con gran expresividad y movimiento, reflejado en el instante en el que el legionario se dispone a arrojar la jabalina o pilum, antes del crudo cuerpo a cuerpo. El equipo es muy bueno, el clásico del legionario icónico, muy bien documentado y realista. Así encontramos el casco de tipo gálico, clásico de la etapa altoimperial, de época de Claudio en adelante (mitad del siglo I d.C.), o la lorica segmentata, coraza laminada que hace su aparición en estos momentos, si no me equivoco. El resto de equipamiento incluye el Gladius (espada corta), que parece del tipo Mainz (Hmmm. un poquillo desfasado para la época, pero vale. Yo tengo uno de ese tipo y es una pasada!!), o el puñal o Pugio y los pteruges, la protección del bajo vientre en forma de tiras de cuero con metal engarzado.



El esquema de pintura es el típico, con la túnica en rojo, sin sorpresas. He empleado acrílicos para toda la miniatura, aunque según he leído, también es habitual trabajar con óleos, cosa que debo probar, ya que así los fundidos serán la leche...

El escudo ha sido un currillo,pero creo que finalmente se ha quedado bastante decente.

En fin. Veremos la próxima que tal. Por lo pronto he vuelto al 15 mm, y estoy ya enfrascado en los austríacos napoleónicos, a ver si puedo completar pronto una división de infantería... ¡¡Mein Gott!! ¡¡Cuanta faena y cuán poco tiempo!!

Comentarios

Manuel ha dicho que…
Hola

Ya me gustaría a mi poder pintar la cuarta parte de bien de lo que tu haces. Yo creo que te ha quedado fenomenal.

Tengo ganas de ver a los austriacos, por cierto ¿De qué época son? Porque como cambiaron a lo largo de las guerras napoleónicas. No estaría mal que cuando los terminases los usaramos para recrear Marengo. Es una de las batallas pendientes del club.

Saludos
Juan ha dicho que…
Buen trabajo Pedro, muy bueno, y los datos adjuntos mejor que mejor.
Mi agradecimiento por los elogios a mi blog y mi animo para que sigas trabajando con la escala que más te apetezca pintar, pues tras años pintando, he descubierto que lo mejor, es pintar lo que en esos momentos más te apetezca.
Si aceptas un consejo te diría que diluyas mas la pintura cuanto más grande sea la escala y tengas mas paciencia para terminarlas, pues necesitaras mas pasadas para llegar al color deseado. Y lo de los oleos... tu mismo, un engorro que te cagas.
Por supuesto que lo más importante es que te guste a ti.
Un saludo
Juan
Manuel ha dicho que…
Pedro

Si no tienes inconveniente he utilizado la figura del legionario para ilustración de la nueva entrada en el blog de Estandarte (Si, otra modificación)

Un saludo

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…