Ir al contenido principal

Reflexiones de una década

A veces llego a odiar este hobby.


Uno de esos momentos es cuando te toca modificar el reglamento. Es una de las cosas malas que tiene el jugar con un reglamento propio y no uno "oficial" como DBM o FOG. Con estos últimos, hay algo que no te gusta y te j... a ratos como Pilatos, pero al final tragas porque no vas a escribir a Gran Bretaña a decirles a los de Osprey - Hey guys! You have made a mistake with the velites during the republican period - ya que seguramente no te haran ni puñetero caso.


Con un reglamento propio en cambio parece que tienes más libertad de cambiar las cosas si hay algo que no te gusta. Pero claro, no eres el único que piensa eso. Y ahí está el problema. Lo que a uno le parece más "realista" a otro le parece una autentica "pijotada". Con lo cual en lugar de jugar la batalla, se puede llegar a montar un San Quintín por un "quitame allá esos factores".


El caso es que ya hace 10 años que pertenezco al Club Estandarte, y como suele pasar, uno echa la vista hacia atrás para ver que ha pasado en ese tiempo. Todavía recuerdo cuando Manolo me paso el primer borrador del Reglamento Estandarte escrito de su puño y letra. Era un compendio de reglas que más o menos había pulido junto con Fran y Juan. Yo me puse a pasar aquellas páginas a limpio y también de paso a poner mi granito de arena.


Después de casi un mes de trabajo, el primer archivo en formato Word del reglamento veía la luz. Y casi inmediatamente comenzamos a modificarlo... Había cosas que no funcionaban como por ejemplo los factores de combate del Renacimiento, o el que los cañones se convertían en auténticos tanques que avanzaban y disparaban al mismo tiempo. Para colmo, a menos de un año de mi incorporación sobrevino la conocida como "La crisis de Eylau" que casi acaba con el club.


Afortunadamente se cumplió el dicho de que lo que no acaba contigo, te hace más fuerte. El club quedó reducido a una mínima expresión, pero poco a poco se fue recuperando, se hizo borrón y cuenta nueva, se puso en marcha la página web, y ¡como no! se siguió modificando el reglamento.


Y así, entre modificaciones y modificaciones del reglamento, el club comenzó a ser conocido más allá de la ciudad de Alicante gracias al papel de relaciones públicas que realizaron fundamentalmente Manolo y Fran. Llegaron las jornadas de Castalla, los flirteos con el DBM, los torneos en Alcoy y comenzó a entrar sangre nueva como Pedro, el dueño de este blog. Y por supuesto siguieron las malditas modificaciones del reglamento. Y como no tenía bastante encima nos metimos a hacer un reglamento de combate ambientado en la Segunda Guerra Mundial.


El año pasado decidimos que ibamos a hacer un repaso general e intentar acabar de una santa vez de ajustar el reglamento. Iba a ser la "madre de todas las modificaciones". Me pase una gran parte de aquel verano revisándolo y elaborando un índice alfabético. Hace un año publicamos las modificaciones y no pasó ni una semana cuando nos dimos cuenta de que ¡había que volver a modificar el reglamento!


Ahora ya no me extraña que un año despues de la "madre de todas las modificaciones" volvamos a publicar una nueva lista de modificaciones. Si uno lo piensa, es lógico. El reglamento está siendo jugado por más gente además de la de nuestro club. Y eso quiere decir que otros ojos ponen a examen nuestro esfuerzo, y por supuesto nos mandan sugerencias o preguntas y como no somos unos hijos de la Gran Bretaña pues solemos prestarles la atención que merecen, y eso significa y significará nuevas modificaciones.


Por eso, a veces llego a odiar a este hobby.


Pero el 99% de las veces lo adoro.


Gracias a todos por estos 10 años.
Actualización: Nos acabamos de dar cuenta de que las modificaciones sobre evasión y desorden no estaban actualizadas. Las modificaciones han sido puestas en cuarentena. Permanezcan atentos a sus pantallas, gracias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…