Ir al contenido principal

Batalla de Inauguración: Marengo 1800




Pues sí, parece que esto marcha.


El próximo sábado 25 vamos a celebrar la partida de inauguración de la nueva sede del Club Estandarte en Onil. En un principio habíamos pensado en repetir la segunda batalla de Castalla ya que tuvo lugar muy cerca de este pueblo. Pero probablemente vayamos a repetirla cuando se repitan las celebraciones de dicha batalla uno de estos años. Así que en su lugar se ha seleccionado la Batalla de Marengo que aconteció en Italia el 14 de junio de 1800.


La batalla de Marengo es famosa por varias cosas. La primera porque Napoleón fue tomado por sorpresa, algo totalmente único. La segunda porque fue salvado de la derrota por la oportuna llegada del general Desaix al comienzo de la tarde. Se cuenta que al llegar vio a Napoleón organizando la retirada, y tras ver el panorama dijo: Esta batalla está perdida, pero aun hay tiempo para ganar otra - y se lanzó al contraataque al frente de sus tropas. Así alcanzó la gloria, em ambos sentidos, porque fue el verdadero vencedor de Marengo y porque murió durante el combate. Lo cual le vino muy bien a Napoleón pues no tuvo que compartir los laureles con un vivo, sino con su espíritu.


Pero hay otra cosa que Napoleón no compartió con el malogrado Desaix, y esta fue la cena. La tercera cosa por la que es famosa esta batalla es por ser el origen de la receta "Pollo a la Marengo". Durante el combate Napoleón no tuvo tiempo de probar bocado (lo que nos da una idea de como debieron de irle las cosas). Para colmo de males su cocina de campaña con sus provisiones fue destruida. Así que tras derrotar a los austriacos y lamentar la perdida de Desaix, al Primer Consul de la France le estaban sonando las tripas y eso no era muy heroico que digamos. Napoleón le urgió a su cocinero, Monsieur Durand, para que pusiera remedio a la situación. Durand probablemente envió a los mamelucos a requisar cualquier cosa que hubiera en las granjas de alrededor y éstos encontraron: Unas gallinas, algo de pan, mantequilla, huevos, tomates, champiñones, cangrejos, vino blanco de la zona y aceite. No era mucho, pero Durand era un tipo con imaginación y haciendo de la necesidad virtud, se puso a cocinar. Se cuenta que Durand también perdió los utensilios de cocina y se vió obligado a utilizar un sable de un mameluco para cortar las aves. La receta, según el estupendo blog de Apicius, parece ser que es la siguiente:


Saltear el pollo con aceite y mantequilla por mitad. Mojarlo con un decilitro de vino blanco, agregar una docena de cabezas de champiñón frescos salteados en aceite. Una punta de ajo, un decilitro y medio de salsa media glasa con unas cucharadas de salsa de tomate. Disponer el pollo en una fuente y cubrirlo con la salsa y los champiñones. Rodearlo con pedazos de pan fritos y cortados en forma de corazón, cuatro huevos fritos y cuatro cangrejos cocidos en un caldo corto; espolvorear la superficie con perejil picado.


Doy fe que es un plato bastante sabroso, pero supongo que a Napoleón le tuvo que saber mucho mejor. No en vano acababa de ganar la victoria que le daría toda Italia y que con el tiempo le llevaría a ser emperador.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buenos Días:
Lamento no poder asistir. Me pasaré el sábado currando por la mañana, limpiando mi casa por la tarde y por la noche realizando cosas inconfesables.

La verdad es que me hace ilusión el club. Me hace ilusión el espacio, el plomo y sobre todo contagiarme de la ilusión de los demás. Pero bueno esto sólo es el principio. El futuro se nos presenta esperanzador.

Jose Luis
aka Krusty
Anónimo ha dicho que…
Lo que te perdiste

Manolo

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…