Ir al contenido principal

Una partidilla de domingo

Caudillo Galo

Este pasado domingo, 18 de julio, celebramos lo que en principio podía ser una partidilla de una mañana, entre romanos imperiales y galos.

Nada histórico, sin muchas complicaciones, para pasar el rato. Sin embargo, lo que en principio iba a ser una batalla más, acabó convirtiéndose en una verdadera masacre, algo que creo que adquirió dimensiones épicas y que llegó a ser una pírrica victoria en la que ambos bandos nos dimos una buena tunda.

Se organizó un escenario en el que dos legiones imperiales, con sus respectivos auxiliares, ballistas y caballería se enfrentaban a tres tribus de galos, que presentaban una gran masa de guerreros, junto a carros de guerra, escaramuceadores y caballería. Había mucha tropa allí metida. La cosa prometía una buena batalla.

Por parte romana estaban José Luis (como comandante en jefe), Manolo, Vicente y Frank, mientras que con los galos luchábamos Javi (como caudillo Arverno), Juan, Jóse y yo mismo.

Los puntos fuertes de cada ejército



Legionarios romanos

En el caso de los romanos imperiales, la estrella es la infantería legionaria, cuyo factor de combate es muy alto, lo que las hace superiores a la mayor parte de las tropas de su época, reflejando así su mayor entrenamiento y profesionalidad. Son realmente las unidades más sólidas del ejército romano, tanto para el ataque como para la defensa.
Galos

Para los galos, los protagonistas principales son las masas de guerreros que ansían combatir y lanzarse sobre los romanos. En este escenario, se determinaron dos condiciones para estos bárbaros.

A saber:

a) Si una unidad o grupo de unidades se hallaba a una distancia igual o inferior a 40 cm de una unidad pesada romana, debía tirar un dado. Un resultado de 1 a 5 hacía que la unidad se desmandara y fuese directa a por el enemigo, mientras que un resultado de 6 a 10 permitía que la unidad fuese controlada. Esto se demostraría en algunas ocasiones tanto positivo como negativo a lo largo de la batalla.

b) Para reflejar la impetuosidad de estas tropas, se añadía un +2 a la tirada del dado. Con ello conseguimos que las tropas galas sean ideales para una carga, que puede desbaratar las líneas romanas. Sin embargo este factor no lo poseen cuando defienden, por lo tanto, se prima el ataque con estas tropas. Además, los galos no tienen que hacer una tirada para ver si persiguen a la unidad en huida. Directamente corren a perseguir, situación que se repite mientras ganen los combates y se detienen sólo si son vencidos o empatan un combate.

Curiosamente, este tema surgió en el blog Soldados Viejos, en el que se debatía acerca de la excesiva fuerza de los Warbands en DBMM. Bueno, aquí surgió el caso y parece ser que llegamos a una situación relativamente equilibrada.

La Batalla



despliegue inicial


El despliegue de ambos ejércitos fue como sigue: a la derecha de la foto tenemos a los romanos, quienes desplegaron a su infantería legionaria enteramente en su flanco izquierdo, junto a varias unidades de caballería (vexillationes) y arqueros sirios. Su flanco derecho se encontraba protegido enteramente por las tropas auxiliares y arqueros, junto al resto de la caballería, en un claro flanco de contención.

Por nuestra parte, nuestras tropas estaba repartidas de forma más o menos igualada entre el centro, izquierda y derecha, si bien la parte más importante de nuestra caballería se encontraba concentrada en nuestro flanco izquierdo, junto a un nutrido grupo de arqueros y carros. Para nosotros, esta disposición resultó conveniente, ya que al enfrentarse nuestra izquierda con la derecha romana, compuesta enteramente por auxiliares nos ofrecía la posibilidad de romper sus líneas por este punto con más facilidad. La desventaja era evidente: los romanos intentarían hacer lo mismo desde el otro flanco. Debíamos contenerlos allí mientras golpeábamos contra los auxiliares.

Con todo ya listo, dio comienzo la batalla, que se abría con el avance romano hacia nuestra derecha, mientras que nuestros carros y caballería se aproximaban a los auxiliares a nuestra izquierda. Mis arqueros, que estaban apostados en un bosque cercano, salieron para apoyar el ataque de Juan, para intentar explotar al máximo cualquier oportunidad.
Primeros movimientos

Así comenzaron las primeras escaramuzas en el centro y por nuestro flanco derecho, precediendo al avance de los legionarios. El bosque central fue objeto de disputados combates entre los auxiliares comandados por Frank y los hostigadores galos de Jose y Javi. El desenlace era el esperado. Los romanos se alzarían con el control de la foresta, mientras que nuestros hostigadores se retiraban tras haber frenado ligeramente el avance.
El ataque sobre el bosque

A la prudencia del avance legionario se le contraponía el posicionamiento agresivo de los carros, tanto en el centro como en nuestra izquierda, que comenzaron a hostigar y atacar tanto a legionarios como a los auxiliares. La mayor ventaja la teníamos en el flanco izquierdo, donde teníamos posibilidades de desmoronar la defensa de los auxiliares, a base de cargas de los carros y caballería, sostenidas por las flechas de los arqueros que iban produciendo daños y minaban de modo inexorable la defensa romana. Además, un grupo de mis guerreros se aproximaba con intenciones de reforzar el ataque en ese espacio. Si nuestro flanco derecho aguantaba a los legionarios, el plan podía funcionar...
carga de carros

En el momento en que los legionarios se encontraron a distancia para comenzar a hacer tiradas de control de los guerreros la situación comenzó a degenerar en pequeños combates, con éxito algunos e infructuosos otros, para consternación de Jose, que veía cómo sus guerreros se desmandaban sin control. Con todo ello, conseguimos ir frenando a los romanos, que poco a poco veían cómo se les escapaba el objetivo de tomar el bagaje enemigo. Todo era una pugna por ver quién conseguía romper la defensa del enemigo. Mientras tanto, en mi flanco izquierdo y gracias a las cargas de Juan y a los disparos de los arqueros, los auxiliares que defendían la posición iban dándose a la fuga, dejando un hueco por donde podíamos acceder al bagaje romano.
La brecha

La verdad es que contado así en frío, parece un tanto inmediato, pero la batalla duró cerca de siete horas, que se dice pronto, pero la voluntad de resistir y de vencer estaba ahí, y las posibilidades, tanto para un bando como para otro, eran patentes.

Sin embargo, el desenlace se produjo. Y es que los romanos, viendo que no podían alcanzar nuestro bagaje, vieron la única oportunidad de vencer capturando al caudillo galo, con lo cual comenzaron a rodearle para evitar su huida y comenzaron a atacarle.

La última iniciativa iba a decidir la victoria. Si la obteníamos nosotros, alcanzaríamos el campamento enemigo y ganábamos; pero si la conseguían los romanos, el caudillo caería en combate y la victoria sería suya. Y la fortuna nos sonrió...

Jose saltaba de alegría, ya que había sido duramente castigado por el avance romano. Frank y Manolo se quedaron desolados, sabiendo que podían haber ganado en el último momento, en fin, una pírrica victoria para una dura batalla que yo calificaría de heróica por ambos bandos .

Muy buena jornada, comparable a la memorable batalla de Pavía, en casa de Frank, que también tuvo sus dimensiones épicas.

Comentarios

Rafael Rico ha dicho que…
Pues menos mal que fue una partidilla, jaja,menuda liásteis.
Está genial la batalla, así es como se atrae a la gente a este tipo de juegos. Grupos masivos de minis bien pintadas y escenografía.
Pero ¡¡¡7 horas!!! menudo palizón para todos, jaja
¡¡¡Enhorabuena!!!
Pedro ha dicho que…
La verdad es que me pilló un poco por sorpresa. Fue una inesperada batalla.

No confiaba en que durase más de 4 horas y mira tu por donde, se convirtió en algo un pelín más prolongado. Fue una verdadera sangría, emocionante hasta el último momento. De infarto, vaya.

La próxima, este fin de semana. Será Tannenberg (1410), con teutones, polacos, tártaros...
Erwin ha dicho que…
Siete horas! espero que tengais aire acondicionado jeje

menuda batalla! me tengo que leer vuestro reglamento para entender mejor cómo se desarrollan vuestras batallas, me interesa mucho.

me alegra que tengáis bien resuelto el tema de las warbands, como visteis en DBMM hay bastante disensión sobre su fuerza, hay quien dice que un ejército con warband es un ejército dopado!

pero es que en DBMM, matan con ventaja simple a toda la infantería pesada, además matan al oponente y a su fila trasera si la tiene, tienen bonificación por segunda fila, tienen un coste ridículo y sus bajas cuentan por la mitad, ¿me dejo algo? ah si, que esto es tanto atacando como defendiendo.
Lo dicho, dopados hasta las cejas!
Falco ha dicho que…
Fue una batalla espectacular, reconozco que en muchas fases de la batalla la vi perdida como galo pero cuando hicimos el descanso para comer parecía que había una pequeña esperanza. Últimamente las batallas se resuelven con una emoción... (me acuerdo de Pultusk).
Anónimo ha dicho que…
Fue una de esas batallas que crees que vas a jugar un rato y empieza y se hace tan interesante que es la batalla del año, todos jugamos bien ninguno cometio errores destacables asi que nos divertimos como enanos MANOLO
Krusty ha dicho que…
Esta batalla es una prueba más que a pesar de no ser un reglamento perfecto "Estandarte" es un reglamento equilibrado. Nos falta camino por recorrer pero hay muchos objetivos conseguidos. Lo que es indudable es que la estética y la jugabilidad la hemos conseguido.
Frank ha dicho que…
Nunca pensaria que una batalla se pudiera decidir por un punto de diferencia. Se confirma la clásica teoria del 100%, en la que dice que sí existe la posibilidad de que una acción, hecho o cosa tengan un 1% de que salga mal, ese 1% en un momento determinado determina un 100% de victoria!

Enhorabuena a todos.
Nota: Yo, Frank digo: Y de pensar que por un punto hubiera determinado la victoria! Frustación!
Pedro ha dicho que…
¡Hombre, por fin por aquí! ¡Ya te esperaba yo por estos lares, amigo!

En fin, yo que estoy acostumbrado a que las victorias se me escapen de las manos por mala fortuna, he de reconocer que esta victoria me ha sabido a gloria, ya que todos luchamos bien, resistimos donde había que resistir y atacamos con fuerza donde había que hacerlo.

¡No sabes cuánto te echamos de menos en Tannenberg!
Hetairoi ha dicho que…
7 horas de batalla son para disfrutarlas! Sobretodo si son así de ajustadas... Excelentes fotografías, por cierto.

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…