Ir al contenido principal

¿Que pasó en Ligny?

La verdad es que he permanecido un poco a la expectativa tras la batalla de Ligny del pasado fin de semana. Además de la incorporación al trabajo, que siempre cuesta, y que en cierto modo ha dificultado que pudiera escribir aquí, lo que sucedió durante y, sobre todo tras la batalla también me ha mantenido un poco en guardia.

En fin, hablaremos de la batalla, que lo demás quizá aburra a los lectores .

En esta ocasión, Vicente nos planteaba su primer escenario dentro del club, y se estrenaba nada más y nada menos que con la batalla de Ligny, sangriento preludio de Waterloo en el que se enfrentaron Napoleón y Blücher, al mando de los prusianos. Los equipos quedaron configurados del modo siguiente: los franceses estarían comandados por Manuel, junto a Frank, Juan y José Antonio, mientras que los prusianos estaban al mando de Manolo, con Jose y yo mismo como comandantes.

Al ver las condiciones de victoria del escenario, no tardamos en darnos cuenta que el tiempo era nuestro aliado más eficaz. Si en 18 turnos los franceses no conseguían derrotarnos con un mínimo del 50% de nuestras bajas, la victoria era nuestra. Además, nuestras tropas no eran nada malas (-"¿donde estan los Landwehr?", preguntaba una y otra vez nuestro amigo Frank), con lo que llegamos a la conclusión que mientras hiciésemos una defensa eficaz, tendríamos la victoria muy próxima.

Nuestras tropas se dispusieron del modo siguiente:

Jose estaría en nuestro extremo derecho, en los pueblos de Wagnelée y La Haye,Manolo controlaría el centro, previendo un fuerte ataque por St. Armand, mientras que yo me posicionaría frente a Ligny, a la vez que con mi caballería vigilaría el río, por donde esperábamos presencia de caballería.

Con las tropas ya dispuestas, dio comienzo la batalla, en la que en principio no hubo ninguna sorpresa. El principal ataque francés se desarrollaría por donde esperábamos, en St. Armand y Wagnelée, mientras que las tropas desplegadas frente a Ligny parecían tener sólo la función de entretener.

Así, los combates por las posiciones de Wagneleé, La Haye y St. Armand pronto se fueron recrudeciendo, mientras que en Ligny se estabilizaba la situación, quedando la ciudad ocupada por ambos contendientes. La caballería frente al río esperaba impaciente, ya que pese a que tenía que esperar un ataque de caballería francesa por eses flanco, aún no se producía. Por elló, mandé exploradores a localizar el vado por donde se suponía que podían atacarnos, anticipándome de algún modo y dándome a mi mismo la posibilidad de cruzarlo para forzar la situación de Ligny.

El principal problema del ataque francés resultó ser los pueblos, a mi modo de ver, en los cuales se interpretó una regla de "sectores", que dividía cada pueblo en pequeños fortines, que hacían muy difícil su toma. Lo que hubiese sido una regla de escenario interesante, se convirtió al ponerla en práctica por vez primera para muchos en un tanto liosa, suscitándose la controversia que estamos viendo en estos últimos días.

Los franceses se esforzaron mucho en obtener alguna ventaja en la zona de combate, sin conseguir nada que mereciese la pena. Wagneleé, St. Armand y La Haye eran testigos de la lucha sin cuartel casa por casa, en una desventaja clara, ya que las posiciones prusianas, bien defendidas aguantaban los embites, cediendo sólo el terreno necesario, siempre teniendo en mente el salvaguardar tropas.

Mientras tanto, Ligny se mantenía en un equilibrio. Los franceses no avanzaban y yo no tenía necesidad de perder soldados innecesariamente, por lo que ninguno avanzaba.

En nuestro extremo izquierdo (impaciente por mi parte, lo reconozco) hice cruzar a mi caballería, para amenazar el flanco de los ocupantes de Ligny, ya que la esperada caballería francesa aún no había hecho su aparición, confiando en que una superioridad numérica y la capacidad de maniobra podían darme juego en la zona. La reacción de la caballería francesa que ya estaba presente no se hizo esperar. Alarmados por el cruce de los jinetes prusianos, enfilaron hacia ellos para proteger el flanco de los infantes. Finalmente, aparecería la temida caballería pesada francesa, pero tarde ya para decantar la batalla o causar excesivas bajas, resolviéndose antes de la conclusión algunos combates aislados. Desde luego que no fue un flanco decisivo en absoluto...

En la zona defendida por Jose y Manolo, las cosas no mejoraban para los franceses. Los turnos pasaban, nuestras bajas eran pocas, las suyas más, y los refuerzos que llegaban no conseguían forzar la situación.

Con ello, se acercaba el final de la batalla establecido, los 18 turnos, y los franceses veían cómo su victoria se les escapaba... El último acto de esta historia no fue inesperado. Los prusianos habían conseguido resistir a los franceses y la Historia sería otra...

¿Mi opinión? Un buen escenario, aunque quizá un tanto desfavorable para los franceses, que tenían unas condiciones de victoria un poco complicadas, dado la dificultad para tomar un pueblo o cruzar un río. Un escenario para analizar y repetir nuevamente, como ya se hizo con Waterloo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Bueno como siempre felicitar a Pedro por su comentario,dicho eso aqui van mi comentario, dentro de que los franceses lo tenian muy mal para ganar,tambien tuvieron equivocaciones
1) Los pueblos que tanto estan dando que hablar no tardaron en caer, pero yo creo que despues los rios si que estaban bien defendidos,cuando Manuel quiso cruzar con la guardia con batallon por el puente, estaban esperandole 6 batallones Prusianos (y el pueblo ya habia caido tres turnos antes) luego se retiro la guardia y los batallos de Fran para dejar pasar a la caballeria que cuando ataco tambien fallo (esto tampoco es culpa de los pueblos "creo") despues la artilleria de Fran enpezo a disparar contra los del otro lado del puente al 11 turno
2)El puente que defendio Jose lo mismo, el pueblo lo cogio Fran sin ningun defensor, pero no pudo pasar del puente y eso que Jose solo tenia 3 Batallones y nadie le disparaba con artilleria
Entonces como se ve, aun que los pueblos son dificiles de cogerlos, en esta partida no fueron decisivos

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…