Ir al contenido principal

La mayor victoria de todas



Esta entrada puede resultar un tanto extraña, ya que se sale un tanto de la tónica general del tema que nos ocupa. Sin embargo tiene su lógica. Y es que las cosas son así.

A lo largo de todo el tiempo que llevo escribiendo aquí, sólo he mostrado la faceta más evidente del hobby, como es naturalmente, el wargame, los soldados, la pintura de miniaturas... En alguna ocasión he hecho alguna entrada más personal, pese a que no se trate de un blog enfocado hacia esa faceta. Pero detrás de todo este conjunto de plomo, plásticos, escalas, batallas, acrílicos y demás erudiciones y frikismos varios existe una persona. Y tengo mi corazoncito, aunque no lo parezca...

Y es que hace unos días que mi hijito vino con una "misión" del cole. Tenían que llevar algo que tuviera relación con los elefantes. Si, si, ese simpático paquidermo que suele hacer nuestras delicias en nuestros encuentros con cartagineses o seléucidas. Daba igual que fuese un libro, fotos o un juguete...

-"Hmmmm, un juguete", pensé yo. ¡¡Un juguete...!!

Así que decidí poner mi inventiva al servicio de la infancia y rápidamente arrugué dos bolas de papel de periódico y las pegué con cinta adhesiva, al más puro estilo Art Attack del Disney Channel, cadena con la que mi chiquillo se pirra. Con ellas y dos recortes de cartón para hacer las orejas y unos alambres gruesos para las patas, colmillos y trompa, hice el armazón del elefante.

Cuando lo vio mi nene, se quedó muy ilusionado, y más cuando le dije que entre los dos lo recubriríamos con papel maché. Nos pusimos manos a la obra y disfrutamos de un buen rato de padre e hijo, con los recortes de papel y la cola que nos llegaron hasta las cejas y viendo cómo mi hijo comenzaba con esto de las manualidades. Una vez seco, lo pintamos. Podreis observar que no es el tipo de pintura a la que os tengo habituados. Es un pelín más naïf, de lo normal, pero ha sido la primera "pieza pintada" de mi churumbel, con alguna pequeña ayudita.

Mi mujer me dice, y con razón, que soy muy olvidadizo para las cosas relevantes. Las caras no se me olvidan, pero no me acuerdo de un cumpleaños o de un santo, y con gran esfuerzo recuerdo nuestro aniversario. Las fechas se me traban, los acontecimientos se confunden ante mi pobre memoria... Sin embargo, espero poder recordar siempre la cara de mi hijo ante el trabajo en conjunto de los dos, su expresión, pincel en mano, al pintar el juguete, la ilusión de poderlo llevar al cole para decir que lo hemos hecho entre los dos... Ójala este recuerdo no se me borre nunca jamás, ya que ésta es la mayor victoria de todas. No hay batalla con mejor resultado que este.

Si, sin duda alguna...

Comentarios

Valthaer ha dicho que…
Espero poder vivir en un futuro esa misma sensación :). Por el momento me conformo con que mi novia me aguante los "muñequitos" jeje.

Enhorabuena por tu post!


Valthaer
http://elhobbitinquieto.wordpress.com
Judith ha dicho que…
Me encanta veros hacer cosas juntos y me encanta ver el interés que siempre tiene el nene por ayudarte a pintar tus soldados. Como tú dices, hay cosas que no se olvidan y, aunque parezcan pequeñas, son las más importantes que tenemos porque son las que nos llenan el día a día con momentos inigualables.
Un beso a los dos.
Falco ha dicho que…
Bueno, creo que son momentos irrepetibles que recordarás con mucho cariño, y como el "xiquet" salga con la misma habilidad que tú para construir cosas, menuda pareja!!
Erwin ha dicho que…
Oooooh! si es que hasta los más rudos generales tienen su corazón.
JAJA sin duda una gran experiencia que merece recordarse.
¡Conserva ese elefante!

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…