28 de septiembre de 2009

El taller vuelve a funcionar

Desde que acabó el verano apenas había tocado los pinceles. En parte por pereza y en parte por ajetreo diario, que la verdad es que deja poco tiempo para ejercer la noble labor del pintado de miniaturas. Sin embargo, he encontrado un hueco para comenzar unos legionarios en 28 mm de Warlord que compré en su día, sin un objetivo claro. He comenzado a pintarlos por el simple hecho de cambiar un poco de escala. Y la verdad es que me ha gustado el trabajar con "grandotes". Aún no se para que los emplearé, pero da igual. Una vez estén pintados, ya veremos. Lo cierto es que esta casa ha sacado una gama en 28 mm en plástico, muy asequible en cuanto a precio, y de factura muy pulcra. Además de estos romanos, de los que iré poniendo figuras, han sacado al mercado unos britanos que son la leche (tendré que "agenciarme" una cajilla cuando pueda). Ya digo, aún no se para qué los usaré, si para diorama o para wargame. De momento, ahí va una preview:
Legionario altoimperial 28mm

Legionario Altoimperial 28 mm

Por otro lado, y continuando con la gama de bajo imperio en 15 mm., estoy finalizando una unidad de equites armigeri, de caballería media romana que se suman a los ejércitos del César Juliano. Aún faltsa mucho por pintar, pero no tengo prisa. Dentro de poco tendremos lo necesario para los romanos en la batalla de Estrasburgo, con lo que no tardaré en comenzar a pintar godos. Pero como dice el epílogo de la película de John Millius, "Conan el bárbaro", esa es otra historia que deberá ser contada en otro momento. De momento os dejo la foto de esta unidad, a la que le falta poco para ser acabada:
Equites armigeri

18 de septiembre de 2009

Anuncio breve: ESTANDARTE en las II Jornadas de FOW de San Vicente del Raspeig

El próximo fin de semana, días 26 y 27, se celebrarán en la localidad alicantina de San Vicente del Raspeig las II Jornadas de Flames of War organizado por los clubes War&Rol y El Protocolo de Alicante quienes han tenido el detalle de invitarnos. Así, una representación del Club Estandarte estará presente para llevar a cabo una batalla napoleónica de demostración.

Será el sábado 26 y la batalla será la de Castalla 1813, entre las tropas napoleónicas y los aliados.

Espero que sea un éxito, como en otras ocasiones.

13 de septiembre de 2009

Ambush Alley - The three block war

Los cuñaos perparando la acción

Este domingo mi amigo Jose y yo hemos probado de nuevo Ambush Alley, y he de decir que en esta ocasión, los errores cometidos han sido menores y la dinámica del juego ha resultado más ágil. Parece que la cosa va bien y pronto podremos hacer algo a mayor escala.

Para la prueba hemos elegido el escenario nº 3 (Check Point Dog has its day de la expansión The three block war. Se trata de una acción pequeña, ideal para ir practicando, en la cual hay un equipo de ametralladora y un Fireteam en una posición (CP Dog) un tanto apurada, acosados por insurgentes que les disparan desde varias direcciones, mientras que para auxiliarlos, llega el resto de la escuadra desde el sur, junto a un equipo de tiradores especialistas. La misión de los regulares es doble. En primer lugar han de mantener la posición en CP Dog, y en segundo lugar han de evitar a toda costa que refuerzos de milicia atraviesen sus posiciones.

Por su parte, los insurgentes cuentan esta vez con vehículos civiles para transportar a los refuerzos, que deben atravesar la calle principal para dirigirse a sus lineas, estando sometidos al fuego de los regulares...

Despliegue inicial


Al mando de los regulares estuvo Jose, mientras que a mi me correspondía pelear con la milicia.

La duración del escenario es corta, ya que acaba en seis turnos, pero es lo suficientemente intensa como para pasar un rato muy interesante.

Comenzamos con los primeros movimientos de los regulares, que comenzaron disparando su equipo de ametralladoras sobre las unidades de insurgentes más cercanas. La suerte estuvo de mi parte, ya que su acción era interrumpida con éxito por mis muyyahidines, que conseguían hacer una baja nada más comenzar, frustrando un tanto las expectativas de los regulares, que en un segundo intercambio de fuego veían caer nuevamente a dos de sus soldados bajos el fuego enemigo. La posición en CP Dog empezaba a ser complicada, ya que los refuerzos iraquíes no dejarían de llegar y la ayuda americana estaba pugnando por alcanzar el CP Dog, pese a que no podría ser de modo inmediato.

Pese a ello, la mayor experiencia y calidad de tropa estadounidense no dejaba lugar a dudas. Tras la euforia inicial por las bajas conseguidas, los insurgentes eran duramente castigados, eliminando a un de los grupos y diezmando y dejando sin cabecillas a los demás, los cual impediría en turnos posteriores poder llevar a cabo acciones ofensivas de modo inmediato.

Sin embargo, en el turno dos, los refuerzos iraquíes hacían acto de presencia: dos vehículos a toda velocidad se dirigían hacia su objetivo, cargados de guerrilleros armados con intenciones poco amistosas. La reacción americana era aproximarse para enlazar con los mermados equipos en CP DOG, quienes evaluaban sus pérdidas, a cubierto de las balas.
CP Dog en problemas

La lucha en torno a CP Dog cada vez se hacía más difícil. Los soldados enviados a apoyar a los sitiados eran recibidos por unos insurgentes cabreados, quienes pese a ser eliminados como unidad operativa, conseguía hacer caer a un regular, dificultando aún más la tarea.
Uuuuppps, vaya encuentro!!

Sin embargo, por parte de las unidades destinadas a interceptar el paso de los vehículos la cosa no iba tan mal, impactando con éxito en el primero e inmovilizádolo en el arcén.

Hacia el turno cuarto, y mientras los regulares de CP DOG devolvían el fuego conforme podían, un nutrido grupo de insurgentes se dirigían a la carrera a tomar al asalto la posición de los regulares, y lo hubiesen conseguido si no llega a ser por la carta que Jose conservaba desde el primer turno, una carta Fog of War en la que le otorgaba un UAV (aparato de vigilancia volador) armado con una ristra de misiles Hellfire, que lanzados sin piedad sobre este grupo destrozaba mis expectativas de tomar CP DOG. La verdad es que le vino muuuy bien no haberlo empleado con anterioridad contra alguno de los vehículos, ya que le salvó la situación. Mis posibilidades de conseguir la victoria se iban alejando con el humo de los Hellfire... Si no conseguía tomar CP DOG, al menos a ver si podía pasar refuerzos al otro lado.
Que destrozo de coches

Así llegamos al sexto turno, en el que Jose conseguía recuperar a unos de sus infantes, que habían resultado ilesos del tiroteo, manteniendo CP DOG en manos americanas. Mientras tanto, la furgoneta que transportaba a los refuerzos insurgentes caía abatida por las balas del Fireteam que se encontraba en situación de vigilancia (Overwatch en la terminología del juego, haciendo añicos las posibilidades de victoria de los insurgentes. Era el final del turno sexto y los mecanizados norteamericanos ya asomaban por la carretera. Era hora de retirarse y buscar el golpe en otra ocasión. En el balance al menos cinco regulares habían caído muertos o gravemente heridos en el asalto, mientras que los insurgentes debían lamentar un gran número de caídos.
Llega la caballeria


Bueno, la escenografía que monté a finales de agosto la he podido emplear aquí, pese a que me falte pintarla. Poco a poco, que el tiempo no da para más.

He de decir que los insurgentes lo tienen bastante difícil en Ambush Alley, sin embargo, en este escenario al menos las cosas estaban más igualadas. Si no llega a ser por la afortunada carta del Hellfire, lo más fácil es que hubiese conseguido tomar CP DOG, privando a los norteamericanos de la victoria.

Me está gustando el reglamento este, y la verdad es que se me están haciendo los dientes largos de leer los informes de batalla de Hetairoi acerca de su hermano mayor, Force on Force, con el que los enfrentamientos se hacen entre fuerzas regulares... ¡¡Vaya pasada!!. Espero poder probar este reglamento también en poco tiempo, ya veremos...






4 de septiembre de 2009

¿Que pasó en Ligny?

La verdad es que he permanecido un poco a la expectativa tras la batalla de Ligny del pasado fin de semana. Además de la incorporación al trabajo, que siempre cuesta, y que en cierto modo ha dificultado que pudiera escribir aquí, lo que sucedió durante y, sobre todo tras la batalla también me ha mantenido un poco en guardia.

En fin, hablaremos de la batalla, que lo demás quizá aburra a los lectores .

En esta ocasión, Vicente nos planteaba su primer escenario dentro del club, y se estrenaba nada más y nada menos que con la batalla de Ligny, sangriento preludio de Waterloo en el que se enfrentaron Napoleón y Blücher, al mando de los prusianos. Los equipos quedaron configurados del modo siguiente: los franceses estarían comandados por Manuel, junto a Frank, Juan y José Antonio, mientras que los prusianos estaban al mando de Manolo, con Jose y yo mismo como comandantes.

Al ver las condiciones de victoria del escenario, no tardamos en darnos cuenta que el tiempo era nuestro aliado más eficaz. Si en 18 turnos los franceses no conseguían derrotarnos con un mínimo del 50% de nuestras bajas, la victoria era nuestra. Además, nuestras tropas no eran nada malas (-"¿donde estan los Landwehr?", preguntaba una y otra vez nuestro amigo Frank), con lo que llegamos a la conclusión que mientras hiciésemos una defensa eficaz, tendríamos la victoria muy próxima.

Nuestras tropas se dispusieron del modo siguiente:

Jose estaría en nuestro extremo derecho, en los pueblos de Wagnelée y La Haye,Manolo controlaría el centro, previendo un fuerte ataque por St. Armand, mientras que yo me posicionaría frente a Ligny, a la vez que con mi caballería vigilaría el río, por donde esperábamos presencia de caballería.

Con las tropas ya dispuestas, dio comienzo la batalla, en la que en principio no hubo ninguna sorpresa. El principal ataque francés se desarrollaría por donde esperábamos, en St. Armand y Wagnelée, mientras que las tropas desplegadas frente a Ligny parecían tener sólo la función de entretener.

Así, los combates por las posiciones de Wagneleé, La Haye y St. Armand pronto se fueron recrudeciendo, mientras que en Ligny se estabilizaba la situación, quedando la ciudad ocupada por ambos contendientes. La caballería frente al río esperaba impaciente, ya que pese a que tenía que esperar un ataque de caballería francesa por eses flanco, aún no se producía. Por elló, mandé exploradores a localizar el vado por donde se suponía que podían atacarnos, anticipándome de algún modo y dándome a mi mismo la posibilidad de cruzarlo para forzar la situación de Ligny.

El principal problema del ataque francés resultó ser los pueblos, a mi modo de ver, en los cuales se interpretó una regla de "sectores", que dividía cada pueblo en pequeños fortines, que hacían muy difícil su toma. Lo que hubiese sido una regla de escenario interesante, se convirtió al ponerla en práctica por vez primera para muchos en un tanto liosa, suscitándose la controversia que estamos viendo en estos últimos días.

Los franceses se esforzaron mucho en obtener alguna ventaja en la zona de combate, sin conseguir nada que mereciese la pena. Wagneleé, St. Armand y La Haye eran testigos de la lucha sin cuartel casa por casa, en una desventaja clara, ya que las posiciones prusianas, bien defendidas aguantaban los embites, cediendo sólo el terreno necesario, siempre teniendo en mente el salvaguardar tropas.

Mientras tanto, Ligny se mantenía en un equilibrio. Los franceses no avanzaban y yo no tenía necesidad de perder soldados innecesariamente, por lo que ninguno avanzaba.

En nuestro extremo izquierdo (impaciente por mi parte, lo reconozco) hice cruzar a mi caballería, para amenazar el flanco de los ocupantes de Ligny, ya que la esperada caballería francesa aún no había hecho su aparición, confiando en que una superioridad numérica y la capacidad de maniobra podían darme juego en la zona. La reacción de la caballería francesa que ya estaba presente no se hizo esperar. Alarmados por el cruce de los jinetes prusianos, enfilaron hacia ellos para proteger el flanco de los infantes. Finalmente, aparecería la temida caballería pesada francesa, pero tarde ya para decantar la batalla o causar excesivas bajas, resolviéndose antes de la conclusión algunos combates aislados. Desde luego que no fue un flanco decisivo en absoluto...

En la zona defendida por Jose y Manolo, las cosas no mejoraban para los franceses. Los turnos pasaban, nuestras bajas eran pocas, las suyas más, y los refuerzos que llegaban no conseguían forzar la situación.

Con ello, se acercaba el final de la batalla establecido, los 18 turnos, y los franceses veían cómo su victoria se les escapaba... El último acto de esta historia no fue inesperado. Los prusianos habían conseguido resistir a los franceses y la Historia sería otra...

¿Mi opinión? Un buen escenario, aunque quizá un tanto desfavorable para los franceses, que tenían unas condiciones de victoria un poco complicadas, dado la dificultad para tomar un pueblo o cruzar un río. Un escenario para analizar y repetir nuevamente, como ya se hizo con Waterloo.

3 de septiembre de 2009

¿Quo vadis Estandarte?



El fin de semana pasado el club recreó la Batalla de Ligny en la cual Napoleón derrotó, pero no venció, al ejército prusiano comandado por Blucher. Fue un encuentro bastante sangriento en el que los franceses no pudieron completar su objetivo de destruir al ejército teutón.

Dejaré a Pedro que haga el resumen de la batalla, puesto que el motivo del post es algo distinto al tema. Durante la misma surgieron una serie de dudas y preguntas sobre el reglamento. Los que seguis el blog dedicado al reglamento sabéis que hace poco se realizaron una serie de aclaraciones y modificaciones. Generalmente dichas alteraciones se hacen con el ánimo de hacer más "real" el reglamento. Pero esto tiene una serie de inconvenientes.

Uno de ellos es que han aparecido una serie de modificaciones que no están recogidas en el reglamento oficial y de las cuales no todo el mundo tiene noticia, o no las entiende, o simplemente, entran en contradicción con reglas oficiales del reglamento.

Otra, en mi opinión mucho más grave, es que dichas alteraciones están complicando el reglamento. Una de las ventajas de la que más nos enorgulleciamos era que el reglamento "Estandarte" era simple si lo comparabamos con otros reglamentos de figuras. Bueno, pues hay algunos que opinan que esa ventaja está desapareciendo.

Hay un tercer inconveniente. El añadir alteraciones generalmente influye sobre la comprensión y aplicación otras reglas de manera inesperada. Eso muchas veces pasa desapercibido en los primeros momentos. Pero según se va jugando, se van viendo que la "alteración" no es tan buena como parecía en un primer momento.

Por ello, en el blog del reglamento voy a postear todos aquellos comentarios sobre alteraciones, modificaciones, dudas, etc que se me envíen por correo electrónico a la dirección del club. Pueden participar tanto los miembros del club, como aquellos que usan el reglamento "Estandarte". De esa forma todos podremos verlos y disctutirlos. En la próxima reunión del club, en lugar de jugar una batalla, discutiremos esas aportaciones.

Muchas gracias por todo