Ir al contenido principal

Bajo el sol de Tierra Santa


"El sol de septiembre castiga a los hombres bajo sus ropajes y cotas de malla. Sabemos que los sarracenos nos estarán esperando de camino, pero por Dios que les haremos pasar un mal rato. A fe mía que su sangre se derramará en las arenas de Palestina.

Nuestro destino es Jerusalem, ahora en manos musulmanas, cosa que pronto cambiará con la ayuda de Nuestro Señor. Nosotros, los caballeros Hospitalarios, que hemos consagrado nuestras espadas a la reconquista de los Santos Lugares, nos encargaremos de ello.

Nuestra ruta pasa por Arsuf y sus cercanos bosques y colinas. Un lugar ideal para una emboscada, que no creo que Saladino deje escapar. Confío en que Ricardo estará también al tanto. Creo que será así, ya que ha organizado la columna de marcha de manera que los templarios, con sus blancas sobrevestas con cruces rojas, encabezan la vanguardia, mientras que nosotros, los caballeros de la Orden del Hospital, de negras vestiduras y cruces de malta blancas protegemos la retaguardia. Ricardo y sus hombres ocupan el centro, mientras que el bagaje , protegido por las tropas, avanza a través de la playa, en paralelo a nosotros.
Casi con seguridad que nos atacarán en el camino. Les aplastaremos en recuerdo de la derrota de Hattin. Esta vez acabaremos con ellos, ¡Vive Dios!
Gerardo de Montferrat. Caballero de la Orden del Hospital.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo el todo poderoso Dios Jesus o Ala como querais llamarme os contemplo desde lo alto en el cielo infinito y como cometais errores me reire de todos vosotros
Alvar Fáñez ha dicho que…
Oooooh, qué lástima que nuestro anónimo compañero no tenga acentos en su teclado. Una pena.
En fin, mi idea es saquear a los musulmanes, que me han dicho que hacen unos cascos y espadas de muy buena calidad, je,je...

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…