Ir al contenido principal

Arsuf: La derrota de los cruzados

La batalla que representamos este fin de semana fue Arsuf, que enfrentó a Ricardo Corazón de León a Salah al-Din Saladino en 1191. El enfrentamiento real se saldó con la victoria de las fuerzas cruzadas, pese a la impetuosidad de sus tropas montadas, que en más de una ocasión puso en apuros al rey cruzado.
Sin embargo, en la recreación que llevamos a cabo de la misma batalla, el resultado fue diferente. Los cristianos salimos bastante malparados, precisamente por la misma impetuosidad de la caballería, entre otros factores. En fin, la batalla se desarrolló más o menos así.
Nuestro planteamiento inicial era el de esperar a ver desde donde se producía en principal ataque musulmán, con intención de desviar tropas hacia donde este viniera y contraatacar, confiando en la fuerza de nuestros caballeros pesados, realmente tropas fiables, si no fuese por la dichosa impetuosidad. En definitiva, esperábamos aguantar lo suficiente para que se pusiera en funcionamiento la reserva con Ricardo (quien entraba en el 6 turno) y poder llevar a cabo un ataque fuerte donde se necesitara, bien hacia la izquierda o la derecha. No estábamos en disposición de avanzar demasiado, ya que se puso como regla de escenario que cualquier tropa enemiga que tuviera contacto con el tren de bagaje hacía que la victoria fuera inmediatamente a manos sarracenas. Teníamos que proteger todo lo posible las vituallas y se trataba de un frente amplio a mi entender.
La primera iniciativa correspondió a Ricardo, lo cual nos permitió organizar a las tropas de infantería, con el fin de dejar hueco a la caballería, por si la impetuosidad las llevaba a atravesar nuestras líneas.
Pero pronto comenzaron los problemas.
La marea de hostigadores sarracenos se situó préstamente a distancia de disparo de nuestras tropas ligeras quienes salieron perdiendo en el intercambio de disparos, pese a conseguir impactar en los enemigos mediante nuestros arqueros y ballesteros, que veían lo que se les venía encima. Abrumados por las flechas de infantes y jinetes, en el tercer turno ya habíamos alcanzado en ambos flancos el cupo de bajas que se había establecido como tope para que la caballería comenzara a hacer tiradas para comprobar si su impetuosidad entraba en acción. Comenzamos a hacer tiradas desde nuestro flanco derecho, la Orden del Temple, quienes enfurecidos por la desfachatez musulmana comenzaron a salir al galope, sin orden alguno contra las tropas ligeras, comenzando con una serie de descontroladas cargas que no hacían más que presagiar un desenlace poco favorable si no eran reorganizadas esas tropas en los subsiguientes turnos.
Mientras tanto, en el flanco izquierdo, que ocupaba yo con los Hospitalarios, igualmente comencé a llevar a cabo los test de impetuosidad, que superé sin problemas, lo cual me permitió ir preparando las tropas de infantería tras las caballerías, con el fin de que en caso de que la impetuosidad de los jinetes los llevara al combate directo sin orden, al menos la infantería quedara en retaguardia, protegiendo el tren de bagajes. El ataque musulmán se iba a producir por este flanco, ya que pronto se vió que la concentración de tropas se producía ahí.
De este modo continuaron sucediendose turnos, con la caballería del flanco derecho sin poder ser controlada, arrojada a bravos combates que poco a poco la iba adentrando en la boca del lobo, al concentrarse alrededor de las unidades templarias toda una serie de hostigadores a caballo que pronto harían mella en los temerarios caballeros cristianos, y la del lado izquierdo hospitalario, ya afectada por la impetuosidad, también arrojada a combatir sin orden ni concierto.
Un duro golpe fue la pérdida del Gran Maestre de la Orden del Hospital, que desmoralizó completamente al flanco izquierdo poniendo en un serio aprieto a las tropas implicadas y, por ende, a mí, que pese a los iniciales éxitos, vi la suerte esfumarse como humo. Mierda!.
A partir del turno sexto, la retaguardia de Ricardo comenzaba a activarse,
y se enfrentó a una dura tesitura: dirigir sus tropas hacia el flanco derecho, muy castigado, o bien encaminarse hacia la izquierda, desde donde provenía el principal ataque y la desmoralización cundía entre las tropas. Quizá la excesiva responsabilidad enturbió el ánimo de nuestro amigo, que se dirigió hacia el lado equivocado.
La batalla se recrudeció enormemente, con grandes pérdidas por ambos bandos, llegando los musulmanes a perder dos generales también.
El desenlace tuvo lugar de la manera más inesperada. Una unidad de honderos consiguió atravesar nuestras muy castigadas líneas del flanco derecho y, ante el asombro de todos, consiguió alcanzar el bagaje, lo cual dió la victoria, merecida por otro lado, a nuestros compañeros.
Buena lucha por ambos bandos, creo yo.
Hasta la próxima.

Comentarios

BUDOKAN ha dicho que…
Simplemente una descripción más que genial de una batalla intensa. Saludos!
Anónimo ha dicho que…
Dios os ha contemplado desde los cielos aunque los cristianos no tuvieron suerte y los musulmanes si debo decir que tambien estos ultimos jugaron mejor y los cristianos para mi tuvieron dos fallos, la infanteria pesada no entro en batalla nunca(tropas con 4y 5 de factor de conbate)creo que deberian haber atacado sobre en el flanco izquierdo y haber empujado a los musulmanes contra las marismas y despues Ricardo como reserva se perdio durante 3 turnos importantisimos en el infinito y mucho mas,por que se demostro que cuando los caballeros llegaron cuerpo a cuerpo ronpian.Bueno de todas maneras fue una batalla muy entretenida como todas las que estamos haciendo ultimamente
Alvar Fáñez ha dicho que…
Lo de la Infantería ya lo comentamos allí. Podría haber funcionado tanto como no y hoy estaríamos diciendo: ¡no deberíais haber adelantado tanto la infanteria! Pero, en fin ya está.
Lo que me da rabia es la mala suerte de las narices. Perder el general en el peor momento y de la peor manera posible ¡Qué asco!.
Tantos buenos dados y precisamente cuando me hacía falta una buena tirada, me sale 1. Ver para creer.
Manolo ha dicho que…
Tranquilo con lo de la mala suerte piensa que asi lo que tienes seguro es el amor de tu mujer que te quiere mas que nadie
Falco ha dicho que…
Tengo desde el sábado por la noche a Arsuf en la cabeza. Sobre todo porque pudimos haber ganado la batalla de haber decidido correctamente. Estando los flancos deteriorados teníamos la baza del centro, donde había conseguido superar la impetuosidad de los caballeros franceses y además disponía de la reserva de Ricardo, con lo cual tenía la fuerza necesaria para romper el grueso de las tropas musulmanas, como en parte se demostró con los franceses. Sin embargo, tomé una mala elección que precipitó el desastre. Está claro que tengo que aprender mucho de lo que sucedió en Arsuf.
Manuel ha dicho que…
Vinieron los moros y nos molieron a palos.
Que Dios ayuda a los malos cuando son más que los cristianos


Viejo dicho castellano

Ojo, que Manolo no se de por aludido, porque en mi opinión el árbitro lo hizo bien.
Manolo ha dicho que…
No te preocupes el arbitro no se da por aludido por que cuando pongas la batalla publicada veran que aunque los musulmanes heran mas el factor de combate de los cristianos era mayor,si los musulmanes eran para hostigar y los cristianos para el combate cuerpo a cuerpo y creo que en la batalla esto se reflejo bastante bien

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…