Ir al contenido principal

¡¡Dios bendiga a Internet!!

¡Qué tiempos aquellos en los que hacer modelismo o jugar a wargames en provincias era en extremo complicado! El acceso a catálogos era realmente difícil y, afortunados éramos si teníamos una tienda cerca. En el Alicante de mi juventud contábamos con Model Tren una tienda épica dentro del modelismo del momento, donde encontrabas las últimas novedades de las marcas más conocidas, como Italeri o Tamiya, o las pinturas que te hicieran falta. Allí podías consultar y pedir por catálogo, ¡toda una aventura!. Yo crecí yendo los sábados por la mañana a esta tienda con mi padre, que me compró mi primera maqueta allí, un Phantom F4 que montamos y pintamos a medias.
Hoy esta tienda ya no existe y hoy por hoy tampoco monto aviones, sino que me he decantado por la miniatura militar. Vaya, que pinto soldados principalmente, de escalas diversas y para wargames. Y es aquí donde entra en juego internet. Si en aquellos heróicos tiempos hubiésemos tenido acceso a la información que hay actualmente disponible en la red ... vaya pasada.

Junto a la revolución de la red de redes habría que añadir las posibilidades del transporte y las formas de pago. Hoy puedes pedir un producto a Madrid, Barcelona o Bilbao, por ejemplo, y tenerlo en tu casa al día siguiente. Tiene un coste, por supuesto, pero tal y como está el servicio de correos actualmente, compensa pagar la diferencia por tenerlo tan prontamente en casa.

La verdad es que han supuesto estos factores toda una verdadera ayuda imprescindible al modelista y wargamer . Y lo digo por que estaba consultando un catálogo de Italeri y he encontrado un modelo que recuerdo de hace muchos años de haberlo hojeado en las hojas del catálogo del ochentaitantos y no he podido resistir la tentación de soltar la parrafada.

Un saludo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…