Ir al contenido principal

Luchana 1836

Este pasado fin de semana representamos la batalla de Luchana, entre Carlistas y Liberales, que tuvo lugar el 24 de diciembre de 1836, en el marco del cerco a Bilbao por parte de los carlistas.
En esta ocasión, y como viene siendo costumbre cada vez que jugamos este período, me toco el bando carlista, con lo cual la cosa se ponía interesante.
En esta batalla, los liberales intentaron cruzar el río Galindo por el puente frente a Luchana y por medio de barcazas en otros puntos para socorrer a los bilbainos, en una dura batalla que acabó con victoria para los cristinos, dando los carlistas por finalizado el cerco a Bilbao.
En nuestro caso, la situación se presentaba igualmente complicada para el bando carlista, que veía como las primeras iniciativas correspondían a los cristinos, quienes comenzaban a cruzar el Galindo por las barcazas y el puente.
Nuestro planteamiento de la batalla consistía en reforzar el centro, haciéndonos fuertes en el convento que había frente al puente, frenando el cruce del río por ese punto, mientras que en el flanco derecho se atacaría a las tropas que cruzaban en barcazas. En el flanco izquierdo, donde me encontraba yo, la misión era ocupar un pueblo en lo alto de una loma y procurar atraer el mayor número de tropas posible, simulando ataques o amenazando el flanco enemigo. Ante todo, había que economizar bajas, ya que un exceso de ellas haría pasar una prueba de moral para la división.
Así, comenzó el primer embite de los cristinos contra nuestro flanco derecho, mientras que nosotros íbamos tomando posiciones en el centro e izquierda. Pese al ímpetu puesto en este primer combate, la suerte adversa quiso que fracasara en toda su envergadura. Pese al empeño que el jugador cristino puso en intentar superar al carlista, no hubo forma de conseguir abrir brecha en nuestro flanco derecho, que cada vez se hacía más fuerte.
En el centro, y ante los adversos resultados del primer contingente, la situación se ralentizó, surgiendo una sombra de indecisión y desconcierto entre los cristinos, que permitió que se creciera nuestro centro mientras se desmoronaba su flanco izquierdo. Mientras tanto, en mi zona, las tropas liberales se sentían indecisas entre atacar mis posiciones o desplazarse hacia el centro, en apoyo de sus compañeros. Opté por fingir un ataque por unos sembrados frente a la colina que ocupaba, mientras que con un batallón, el mejor del que disponía, me posicionaba en apoyo de la caballería, que se había desplazado en amenaza al centro liberal.
La batalla continuó desarrollándose con la tónica de la mala fortuna en los ataques de los cristinos, que nosotros aguantábamos con mucha entereza. En mi flanco sufrí incluso una carga de caballería con el objetivo de romper en mi flanco y que quedó en nada, ya que mis húsares aguantaron con firmeza para, con posterioridad, dejar lugar a mis soldados que abrieron fuego en descarga cerrada contra los jinetes, desbaratando toda posibilidad de contratataque.
Por otro lado, y viendo las dificultades en el centro y flanco, los liberales intentaron atacar mi flanco, quizá con el objetivo de eliminar una de las amenazas y concentrarse en el resto, pero tampoco tuvieron el éxito esperado, además de resultar una tardía maniobra.
Con todo ello, la victoria se decantó hacia nuestro bando, en una batalla que prometía ser cruda y difícil para nosotros y que se transformó en una descoordinada ofensiva cristina que nos puso el triunfo a la mano.
El escenario, realmente espectacular. Esta vez, Manolo nos brindó un fenomenal paisaje navideño para representar la batalla de Luchana, con sus miniaturas de Fantassin de la estupenda gama de carlistas que tienen en su catálogo. La nieve nos llegó al culo. Aún tengo bolitas de corcho por la ropa!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…