Ir al contenido principal

Probando Wings of War

combate aereo
Este pasado viernes por la tarde nos reunimos Frank, Vicente y yo mismo para probar un juego de combates aereos de la Primera Guerra Mundial llamado Wings of War, ya que resulta que los tres disponíamos de alguna que otra miniatura y conocíamos el reglamento, pero aún no lo habíamos probado en serio. El resultado del playtesting fue de lo más satisfactorio, ya que los tres quedamos bastante convencidos de que es posible pasar una tarde entretenida con este juego, así como sacarle más partido.

No tiene una gran dificultad el sistema de juego (se puede aprender y comenzar a jugar en una misma tarde) y tiene el aliciente del coleccionismo de las miniaturas, con un acabado digno y un precio asequible, teniendo en cuenta que ya vienen pintadas y listas para jugar. Será cuestión de volver a jugarlo y probar de hacer algún escenario...

Albatros D.III
Por el momento cuento con una colección de aviones en la que constan:

  • Dos cazas británicos Sopwith Camel (uno de ellos me lo he personalizado para que no haya otro igual).

  • Un bombardero británico biplaza D.H.4.

  • Dos cazas Spad XIII, uno con los colores italianos y otro americano.

  • Tres cazas alemanes Albatros D.Va y un Albatros D.III

  • Un Fokker Dr.I Triplano,como el del famoso Barón Rojo pero con otros colores. El Rojo lo tiene Vicente, así que no puede faltar, je, je...

  • Dos Fokker D.VII, uno blanco (el de Hermann Göering) y otro en colores rojo y azul

  • Y por último un biplaza de observación alemán UFAG, muy chulo, la verdad


Fokker triplano y Fokker D.VII
Avión de reconocimiento alemán
Ciertamente se trata de un sencillo reglamento muy jugable y que puede proporcionar ratos de entretenimiento muy interesantes. A grandes rasgos, las maniobras de los aviones se llevan a cabo mediante cartas que se posicionan delante de la base del avión y describen su trayectoria. Los daños se contabilizan hasta que provocan la destrucción del aparato, habiendo disparos a corta y larga distancia. La verdad es que es bastante entretenido y me recuerda a un juego de tablero que tengo que se llama Blue Max, de Diseños Orbitales, en la misma tónica.

La verdad es que ya hemos dado un primer paso con este tema y parece que no va a ser la última vez que hagamos volar nuestros biplanos por los cielos del club. Por el momento, voy a ver si voy engrosando mi colección de aviones, porque la verdad es que las miniaturas son muy bonitas y vistosas.

¡Ah!, Cambiando de época y conflicto, ya estoy pintando escenografía para Ambush Alley, así como este fin de semana me he agarrado a pintar insurgentes. Ahí va una muestra de las edificaciones:
Una casa para Ambush Alley
Espero ponerlo a funcionar pronto, ya que también promete estar interesante.

Hasta la próxima.

Comentarios

Hetairoi ha dicho que…
Si te ha gustado el Wings of War te recomiendo que le eches un ojo a la versión para la WWII. Es muy parecido, pero con más variables (tipos de daños, combustible, altitud y velocidad) y mucho más rápido a la hora de pensar las maniobas ya que va una detrás de otra, no por fases como en el WoW.

Por cierto, tienes el aeródromo bastante completito... ;-)
Erwin ha dicho que…
Ostras! yo también lo tengo, me lo regaló mi hermano hace algún tiempo, aunque últimamente me he comprado también algunos avioncitos.
Tengo la caja Burning Drachen con los grandes globos de observación.
Aunque pensándolo bien, tendría que fabricarme uno en 3D.
Ya os lo enseñaré.

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Arapiles casi fue nuestra

¿Se puede llegar a ganar una batalla pese a no conseguir la victoria? Pues creo que sí, amigos. Y si leéis este comentario veréis porqué lo afirmo así.
Este pasado fin de semana tuvimos el placer, y digo bien, de recrear la Batalla de los Arapiles, que enfrentó a las fuerzas Imperiales a cargo de Marmont contra las tropas aliadas de Wellington en las cercanías de Salamanca en 1812. Aquí no voy a exponer qué sucedió en la batalla real, ya que no es el cometido principal de este blog. Para ello os remito a la estupenda página acerca de la contienda www.arapiles.com que permite obtener un amplio conocimiento básico acerca de todos los pormenores de la batalla. Tan sólo decir que en ella las tropas de Napoleón perdieron una oportunidad de mantener las conquistas obtenidas y tuvieron que ceder terreno que aprovechó eficazmente Wellington.
Aquí tenéis el escenario sobre el que se desarrollaría la acción:

En esta ocasión, José Luis se encargó de ofrecernos un magnífico escenario en el que mane…