Ir al contenido principal

Dirrachium. Nuestra batalla particular

Romanos republicanos (Essex miniatures)

Bueno, bueno. Tras un intermedio, volvemos a ofrecer los informes de nuestras batallas. Ahora que parece que las cosas vuelven a su sitio, es hora de relatar cómo se desarrolló el último encuentro en nuestro club. Como bien explicó mi compañero Manuel en el anterior post, en esta ocasión hemos tenido el placer de recrear una batalla realmente complicada, Dirrachium, en la que César se las vio un tanto apuradas.

Para la ocasión, los bandos se dispusieron del modo siguiente:

Por parte de los cesarianos estaban tan solo Juan, Manolo y Vicente (nuestro nuevo socio) mientras que en José Luis recayó el papel del divo Iulio. Con inferioridad numérica, pero con legiones veteranas se les presentaba el reto de hacer frente a un ataque de los pompeyanos, quienes contábamos con mayor número de tropas, aunque eso si, de dudosa calidad.

En el bando pompeyano estábamos Frank, Jose, Javi, Vicente, José Antonio y yo mismo, ostentando el rol de Pompeyo.

Pues bien, tras saber los papeles de cada uno, estuve toda la semana pensando acerca de cómo llevar la batalla a cabo. Finalmente, decidí las siguientes órdenes:
Los pompeyanos abandonan el campamento

En primer lugar, saldría yo del campamento con una de las legiones veteranas, en dirección al centro del campo de batalla. A la vez que efectuaba la maniobra, Vicente, con otra de las legiones veteranas se debía encaminar sin demora alguna a tomar posiciones dentro del contravallum construido por los cesarianos, para subir después, si no había resistencia, a apoyarme en mi despliegue en mi flanco derecho. Mientras tanto, tropas de infantería de marina, al mando de José Antonio, habían desembarcado en la costa, en el extremo inferior derecho del campo de batalla, con órdenes de bordear el vallado cesariano y hostigar a las posibles tropas que fuera encontrándose a su paso.

Una vez hubiésemos sacado las primeras tropas del campamento, le tocaba el turno a Frank y a Javi, que irían saliendo por la puerta más al norte, para ir tomando posiciones, Frank a mi izquierda y Javi hacia el bosque más cercano. Tras ellos, saldrían Jose y José Antonio, con sendas legiones recién reclutadas, con la misión de proteger el flanco izquierdo de Frank.

Aquí podemos ver el éxtasis de mi amigo Frank al salir del campamento. Al parecer, estaban demasiado apretados ahí dentro...
Lentulo, aliviado por salir del campamento

Poco a poco, las posiciones iban determinando dónde estaría lo crucial de la batalla, y en consecuencia, César desplegaba sus legiones...
La respuesta cesariana

Y poco a poco, los movimientos nos iban acercando a lo que parecía iba a ser el punto de conflicto, en el que los legionarios más veteranos de Pompeyo chocarían sus escudos con los cesarianos. En este caso, parecía que tendría que empeñar mis esfuerzos en provocar una brecha en la línea de legionarios frente a mi, mientras que Frank tendría que apoyarme en mi flanco izquierdo, tarea que realizó muy dignamente, aguantando un feroz castigo por parte de los legionarios acaudillados por el mismísimo Julio César. Mi único recelo era que mi flanco derecho quedaría finalmente al descubierto, ya que las tropas de Vicente, si bien habían tomado sin resistencia las posiciones cesarianas, no habían tenido tiempo de subir a tiempo para cubrirme, con lo cual tendría que atacar y vigilar ese flanco.
Ahí nos daremos de leches

Mientras esto ocurría, en el extremo izquierdo del campo de batalla, las tropas de reclutas trataban de detener a los cesarianos que intentaban avanzar por ahí, con variado resultado, ahora avanzando, luego retrocediendo, obligados en muchas ocasiones por su falta de veteranía.

Así, la primera tentativa de lucha se saldaba con un retroceso de los pompeyanos, aunque pronto recuperaríamos las posiciones, volviendo a ofrecer pelea sin tregua. Había que arriesgar, al igual que lo estaban haciendo (y muy bien, a mi parecer) los cesarianos, ya que el apoyo de Frank se veía duramente minado por los continuos ataques de José Luis, con lo que me obligaba a un nuevo ataque sobre las tropas comandadas por Manolo, que esta vez si tuvo éxito.

Sin embargo, la presencia del divo Iulio tenía un efecto demoledor, y sus tropas comenzaban a mascar los higadillos a los legionarios de Frank, que tenían que retirarse, muy castigados.
Dura escabechina

La dureza de los combates entre Manolo y yo era constante. Ataques y contraataques se sucedían, inclinando la balanza ora para un lado ora para el otro, hasta que, llegados a un punto en el que el número de bajas sufrido superaba la capacidad de resistencia de nuestras tropas, Manuel, como árbitro, decidió dar por finalizada la batalla, otorgando la victoria (reñida pero merecida) al bando cesariano.

En fin, ¿qué puedo decir de esta batalla? El escenario estuvo muy bien llevado por Manuel. Se trataba de un escenario un tanto complicado, pero salió muy bien.

Las tropas estuvieron en su sitio, creo que el plan era cuanto menos aceptable: las tropas más débiles guardando el flanco por donde esperaba menos actividad, como sucedió. Las mejores al centro y derecha, para golpear fuerte en un punto. Una vez más me enorgullezco de tener por compañero a mi amigo Frank, que supo cubrirme muy bien el flanco, mientras yo luchaba a la desesperada con Manolo para causarle bajas antes de que ellos nos las hicieran a nosotros, procurando aprovechan el modificador de primera carga y apoyos.

No obstante, pienso que la Dea Fortuna tiene una bella cara, pero un feo culo, y en esta ocasión no dejó de mostrarme este último, ya que se me hizo muy cuesta arriba no poder conseguir más que dos tiradas de iniciativa en toda la partida. Mis compañeros tampoco tuvieron mejor suerte (¡Dioses!, ¡Salieron cinco unos seguidos!). Pero pese a no tener la suerte de cara, continuamos con ello tenazmente.

Fueron ocho horas de intensa batalla, en la que ningún bando dio por perdida la batalla en ningún momento. Una buena batalla, si Señor. ¡Dura batalla, a fe mía!

Esperemos que la próxima sea menos intensa. ¡¡Yo acabé muerto!!

Comentarios

Krusty ha dicho que…
Una batalla complicada. Para los cesarianos quizá un poco más sencilla. Era una cuestión de elegir la zona de combate y formar una línea. Clave era que la IX legión de Manolo se agrupara detrás del riachuelo y solventar la ocupación del bosquecillo del centro por parte de la X legión. Después esperar a que Marco Antonio completara la línea. Mientrás debiamos mostrarnos agresivos y aprovechar el liderazgo táctico del "divino" y nuestras tropas veteranas.
Krusty ha dicho que…
Igualmente debo añadir al comentario de Pedro la salvación milagrosa de Julio. El ataque combinado de Frank casi acaba con él, pero Afrodita supo salvaguardarle y más adelante Julio consiguió cumplida venganza capturando al tribuno pompeyano. Julio es divino pero también rencoroso.
Anónimo ha dicho que…
Si señor, la batalla fue tal y como lo comenta Pedro, solo decir que los dados creo que fueron iguales para los dos bandos porque recordar que el el turno 10 y 11 carge contra Pedro y saque tres unos seguidos, pero asi se demuestra que al final el reglamento es el que vale. MANOLO
Krusty ha dicho que…
Por último. Sobre la diosa fortuna. Cierto que es una caprichosa criatura. Sin embargo en una partida tan larga (ocho horas) hubo muchas tiradas con diverso resultado. (Todavia recuerdo el momento Bob Esponja).

Sobre las iniciativas. Alguna vez hubiera preferido perderla para conseguir dos turnos seguidos, pero disponer de un +2 al dado puede ser crucial.

Sobre los combates. En mi caso eran riesgos calculados. Sin contar apoyos disponia de un +2 por factor de combate, +1 por primera carga, +1 por B y +2 por Julio. Total un +6. Esto me permitia atacar formaciones con apoyo y general enemigo con un +3 como sufrio mi querido Frank al perder el tribuno.
Krusty ha dicho que…
En resumen. Manuel consiguió un escenario equilibrado con una muy lograda estética y que permitió mantener la tensión durante ocho horas. Ello demuestra un buen planteamiento estratégico por ambos bandos. Por cierto, tengo un grato recuerdo de la partida por la tranquilidad con la que jugamos.
Krusty ha dicho que…
Próximo proyecto.

Creo que en dos meses me toca a mi preparar. Mi proyecto es Arapiles. Pero necesito que den un paso al frente los jugadores que quieren hacer de Wellintong y Marmont. Espero vuestras noticias.
Pedro ha dicho que…
Cierto,cierto. Había olvidado que Julio estuvo en un tris de caer en las manos de Frank.

También es cierto que lo prolongado de la batalla produjo resultados adversos y beneficiosos a los dos bandos (¡¡fue genial el momento Bob Esponja!!) pero, sinceramente, me agarra una inmensa rabia cuando un plan se va al garete como consecuencia de tiradas tan adversas. No conseguí sacar iniciativas y mis tiradas fueron descorazonadoramente bajas cuando más falta me hacía. En fin, C'est la viè.

Del mismo modo, coincido contigo en que la batalla se desarrolló en un clima muy adecuado, sobre todo teniendo en cuenta la extensa duración. ¡¡Eso está bien!!
Falco ha dicho que…
Suscribo todo lo dicho: felicito a Manuel por el excelente escenario, a todos los jugadores por la intensidad con la que jugaron y el buen clima. Es difícil añadir algo, tal vez que Vicent está destinado a pasarse la batalla corriendo!!! El momento Bob Esponja fue esperanzador para los pompeyanos. Desde el sábado me he estado preguntando si las legiones D del flanco izquierdo pompeyano hubiéramos podido apretar más para que el divino Julio no hubiera hecho tanto daño a Frank. O tal vez la prudencia de estas legiones fue positiva porque con dos embestidas de la X Legión, se hubieran desmoronado como naipes y la batalla habría acabado mucho antes.
Anónimo ha dicho que…
Creo sí, que el triunfo de la batalla fué la tranquilidad por los dos bandos y eso que de vez en cuando a Fran se le notaba que no podía contenerse, pero aún así estuvimos todos bastante tranquilos y una de las razones es que dejamos que el árbitro mandase en la partida, propongo que de ahora en adelante el arbitro sea DIOS (perdón con la comparación)en la partida: MANOLO
Krusty ha dicho que…
Sino Dios, al menos, su cuñado Mariano.

Sigo esperando a ver si alguien se anima a ser Wellington o Marmont. No, no puede ser la misma persona los dos.
Manuel ha dicho que…
Hola

Estoy escribiendo una entrada algo más larga explicando el punto de vista de Júpiter tonante sobre la batalla, así que aquí voy a dejar un breve comentario.

Agradezco los elogios y felicito a todos por el buen comportamiento. No me esperaba para nada que fuera a durar las ocho horas que duró. 24 turnos, y yo había calculado que en el 16 terminabamos.

Y ciertamente el momento Bob Esponja fue divertidísimo.
Pedro ha dicho que…
Acabo de ser Pompeyo y mi nivel de autoconfianza está un pelín maltrecho. No me animo por el momento ni a ser Marmont ni a ser Wellington. De todas maneras aún falta tiempo...
Anónimo ha dicho que…
QUIEN COÑ. ES BOB ESPONJA.MANOLO
Anónimo ha dicho que…
Y te toca dentro de tres meses. Fran,Manolo,Juan y Tu

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…