Ir al contenido principal

Hacia Italia


Mi nombre es Filocles. Soy griego de origen, aunque criado en el barrio de Megara, de la ciudad de Kart-Hadtha, a la que los romanos llaman en su rígido latín Cartago. He pasado toda mi infancia y pubertad en los arrabales del cothon , viendo a nuestro barcos mercantes entrar y salir constantemente. Sin embargo también he sido testigo de la decadencia de nuestra flota militar, desarbolada practicamente desde nuestro primer enfrentamiento con los romanos. Ahora, en manos de incapaces almirantes, es incapaz de mantener un control sobre las rutas comerciales, las cuales se han tornado inseguras y arriesgadas.

Mi relación con la familia de los Barca viene de antiguo. Mi familia siempre ha estado vinculada a ellos desde que mis abuelos se afincaron aquí y, aunque considerados metecos, extranjeros, siempre hemos tenido gran amistad. Mi padre, banquero, les aconsejaba y administraba en gran parte de sus negocios y es por ello que ahora yo me encuentre aquí, en Iberia, cerca del río Hiberus, con el ejército de Asdrúbal Barca, el hermano de Aníbal. Asdrúbal y yo crecimos juntos y, cuando comenzaron las hostilidades nuevamente con los romanos, no dudé en acompañar a mis amigos hacia la guerra, para narrar sus campañas en tierras hispanas e italianas.

De este modo, y si los dioses me permiten conservar la vida tras el combate, me dispongo a narraros el enfrentamiento que tendrá lugar en tierras de los iberos entre el ejército de Asdrúbal Barca, compuesto por lo más selecto de las tropas cartaginesas junto a mercenarios iberos, celtíberos, baleares y numidas, y las legiones de Publio y Cneo Cornelio Escipión, los notables romanos que pretenden poner fin al intento de mi compañero de batalla Asdrúbal de tomar la misma ruta que su hermano Aníbal y socorrerle en la península itálica.

Por ahora, no me queda más que afilar mi xiphos y pulir mi hoplon, mientras contemplo al multilingüe ejército de Asdrúbal: morenos cartagineses, de semítico semblante, con sus lanzas y escudos pintados con motivos esquemáticos de la diosa protectora, estrellas o caballos, con sus corazas de lino blanco y sus cascos tracios; los numidas, oscuros, ligeros, armados sólo con sus jabalinas y sus escudos de madera o mimbre, cuidando a los caballos que mañana les conducirán a la batalla; o los adustos iberos, de diversos pueblos y etnias, gente dura y peligrosa, fuertemente armados, guerreros fiables y espina dorsal de nuestro singular ejército.
Sólo ruego a mis veleidosos dioses que me permitan continuar con vida tras la batalla de mañana para narrar las gestas de los bárquidas.

Que Tanit y Zeus sean con vosotros

Filocles de Kart-Hadtha

Comentarios

Entradas populares de este blog

Romanos imperiales y últimos encargos

Tras el verano, entre encargos de pintura y vacaciones, decidí darme un poco el gusto de pintar por deleite, por el mero hecho de pintar, vaya, y me decidí por una caja de romanos imperiales de Warlord  que tenía aparcada desde hace algún tiempo, también a raíz de releer nuevamente las apasionantes historias de Simon Scarrow sobre el Optio Cato y el Centurión Macro. La verdad es que hacía ya mucho que no pintaba miniaturas por encima de los 15 mm y estaba necesitado de un poco de aire nuevo, así que me dediqué a ellas.
Las miniaturas son en 28 mm., en plástico, con un precio muy accesible y con posibilidades de personalizar hasta cierto punto a  las figuras. Tienen gran fuerza y eso se traduce en un resultado realmente vibrante. Las he acabado montando en peanas individuales para formar una unidad de Warhammer Ancient Battles, que queda realmente bien. Aquí os dejo unas fotos del resultado:







Por otro lado, estoy trabajando ahora mismo en un encargo de miniaturas napoleónicas a escala …

Disparos de caballería y cuadros

A petición de algunos miembros del club, se plantea la siguiente cuestión, sobre la cual querríamos vuestras opiniones.
En nuestro reglamento, y enfocándolo principalmente a la época napoleónica, la caballería tiene normalmente capacidad de disparo. Se le presupone que van armados con carabinas u otras armas de fuego adecuadas al tipo de tropa. Al parecer se cuestiona que la caballería pueda disparar montada con lo cual, nos gustaría conocer las opiniones al respecto.
Actualmente, la caballería dispara, pero con una serie de limitaciones. En primer lugar, los alcances son mucho menores que las tropas a pie, con lo cual obliga a ponerse en una distancia más corta de sus enemigos. En segundo lugar, el disparo de la caballería no obliga nunca a pasar un test de moral por bajas, cosa que si que sucede con el fuego de mosquetería a corta distancia, y que me corrijan mis compañeros si estoy equivocado.
La cuestión parece ser si para poder efectuar disparos deberían desmontar o no, actuando al…

Gettysburg 1863. Un gran enfrentamiento

Diversos azares de la vida, así como las fiestas navideñas han impedido que pudiera escribir en el blog el resumen de la última batalla del año: Gettysburg.

Ya que resultó ser todo un acontecimiento, preferí esperar un poco y no hacer un relato con prisas, hacer una digna entrada acerca de tan sonada jornada.

En el anterior comentario hice somera referencia a la batalla histórica, por lo tanto no me extenderé aquí sobre ello, sino que intentaré hacer la narración de nuestra Gettysburg particular y alternativa. Así sucedió, visto desde mi bando, el federal en esta ocasión, nuestra simulación.

El primer día de batalla lo realizamos el sábado de mañana, tempranito para que no se nos amontonaran las cosas. Así, en la primera jornada teníamos prevista la entrada de tropas rebeldes por los alrededores de Seminary Hill, que por el momento se hallaba en nuestras manos, gracias a la presencia de nuestra caballería desmontada, a cargo de Javi (Buford). La única cuestión que nos inquietaba era la e…